martes, 31 de mayo de 2016

SEMANA 16. ECONOMÍA.

G-7 busca reforzar crecimiento económico, Japón advierte sobre crisis global

El Grupo de las siete economías más avanzadas del mundo prometió el pasado viernes impulsar un crecimiento sólido, al tiempo que intentó aplacar las diferencias sobre políticas cambiarias y de estímulo monetario.
En medio de advertencias sobre el impacto de la desaceleración de las economías emergentes, los líderes del G-7 se comprometieron a utilizar "todas las herramientas de política monetaria" a su disposición para apuntalar la demanda y aliviar los problemas de suministro.
"El crecimiento global sigue siendo moderado y bajo su potencial, mientras que los riesgos de una débil expansión persisten", dijo del grupo al cierre del encuentro. "El crecimiento global es nuestra prioridad urgente", agregó.
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien hizo mención a las similitudes del panorama económico actual con los eventos tras la crisis financiera global iniciada con la quiebra de Lehman Brothers en 2008, dijo que el G-7 "comparte una fuerte percepción de crisis" en torno a las perspectivas globales.
"El riesgo más preocupante es una contracción de la economía mundial, generada por una desaceleración de las economías emergentes", dijo Abe en rueda de prensa. "Existe el riesgo de que la economía mundial se hunda en una crisis si no se aplican las respuestas de política apropiadas", señaló.
En su comunicado de 32 páginas, el G-7 se comprometió a evitar "una devaluación competitiva" de sus monedas, mientras que alertó contra escenarios que propicien abruptas oscilaciones cambiarias. Esto representaría cierto consenso entre Japón, que ha amenazado con intervenir ante el avance del yen, y Estados Unidos, que se opone a medidas de control de mercados.
Corea del Norte y China
El grupo de las naciones más industrializadas del mundo exigió además que Corea del Norte se adhiera a las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y detenga sus pruebas nucleares, lanzamientos de cohetes y otras "acciones de provocación".
Asimismo, el G-7 condenó la "anexión ilegal" de la Pen

SEMANA 16. SOCIAL

Cinco cosas espeluznantes que se encontraron en la calle del Bronx

Desde casas para ritos satánicos hasta casas de piques:
Como “el verdadero infierno”, así calificó el Secretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, la calle del Bronx.
Era vox populi que en ese lugar  pasaba de todo. Que se fabricaba licor adulterado, que se vendía droga, que menores de edad de varios colegios del sur de Bogotá asistían frecuentemente a peligrosas  fiestas, que hay redes que obligan a niñas a prostituirse, entre otros vejámenes.
Sin embargo, lo que han encontrado las autoridades tras el operativo del pasado sábado, está fuera de la imaginación de muchos.
1. Casas de pique a pocas cuadras de la Presidencia
Hasta antes del sábado era un mito. Pero luego de que al Bronx entraron 2.500 hombres entre policías y militares, se confirmó. En el corazón del Bronx funcionaban tres casas de pique.
“Allí picaban a la gente, los que debían droga, los que se las robaban, algunos que creían eran agentes encubiertos y hay información de las personas que residían allí, de que los metían en canecas con ácido para desaparecerlos”, dijo el director nacional del CTI, Julián Quintana.
Agentes del CTI encontraron cosas parecidas a lo que se registró en las casas de pique de Buenaventura: Paredes manchadas de sangre, ropa rasgada, machetes con sangre.
Una de estas casas llamó la atención de las autoridades. Ingresar no fue tan fácil, una puerta blindada a prueba de balas y granadas impedía su fácil acceso. “Era uno de los edificios más custodiados del sector del Bronx”, explicó Quintana. ¿Qué escondía? En la construcción de cuatro pisos funcionaba una cárcel. De hecho, fue rescatada una persona que estaba amarrada de pies y manos.
Video: Así entró la Policía Nacional al Bronx
El director nacional del CTI reveló que se encontró un foso al que arrojaban gente que habían torturado para que perros hambrientos se los comieran.
En este lugar, presumen las autoridades, fue en el que dos agentes del CTI fueron torturados en mayo de 2015.
“Sin duda en el interior del Bronx había una bacrim”. precisó Quintana.
En uno de estos lugares las autoridades encontraron un patio en el que al parecer asesinaban personas a tiros.
Impactos de bala sobre la pared hacen pensar que en ese lugar las victimas eran puestas de pie, torturadas y al no confesar la falta, eran asesinadas.
2. Peleas ilegales 
En septiembre de 2014, KienyKe.com habló con un participante de las peleas ilegales que se organizan en Bogotá. En su relato, *Lucas señaló que en una bodega gigantesca ubicada en el Bronx, se realizan peleas ilegales.  Lea: Mi vida en las peleas ilegales
“Aquí no hay reglas. Solamente no se aceptan los golpes bajos. Se pelea como los hombres: a puño y pata. Si se quiere se pueden utilizar unos guantes de medio dedo muy delgados, parecidos a los que se usan en las peleas de artes marciales mixtas, pero un poquito más delgados, o, como pelea la gran mayoría, a mano limpia”, dijo a este medio el peleador ilegal
Tras el allanamiento del fin de semana, las autoridades confirmaron la existencia de esas peleas en el corazón del Bronx. Sin embargo, el tema es más grave.
El director del CTI reveló que existe material probatorio para pensar que “niños eran obligados a pelear”.
Como perros salvajes, los capos del Bronx obligaban a los menores, en su mayoría habitantes de la calle, a pelear, a destruirse entre sí. El premio para los niños que ganaban el improvisado y salvaje encuentro pugilístico,  podía ser un plato de comida o una dosis de droga.
3. Túneles de escape en el Bronx
El director del CTI, Julián Quintana, reveló que para el operativo del pasado sábado fue necesario traer policías de otras ciudades. ¿Por qué?
“Hemos detectado que agentes de la policía y el ejército trabajaban para las mafias del Bronx”. Para evitar que el operativo que duró cuatro meses planeándose fracasara, el CTI tomó medidas y trajo agentes de otras ciudades.
En operativos pasados, filtraciones de información impidió que cabecillas de las mafias del Bronx fueran capturados. Nunca se supo cómo lograban escaparse de las autoridades. Saber que se iban a realizar operativos no era suficiente.
El grupo de operaciones especiales de la policía encontró que en el Bronx fueron construidos túneles de escape.
“El túnel sale de la “L” (cuadra en el interior del Bronx) y va a la carrera 16″, explicó Danie Mejía, Secretario de Seguridad, en diálogo con Noticias Uno.
4. Esclavos en el Bronx
“Los habitantes de la calle que vivían en el Bronx estaban siendo esclavizados”, dijo el director del CTI, Julián Quintana.
Esta forma de esclavitud de la que habla el funcionario funcionaba a manera de canje. Las mafias del Bronx dejaban a los habitantes de calle permanecer en los territorios que controlaban, a cambio de que estos cumplieran dos funciones: 1. Comprar la droga que las mismas mafias vendían y 2. Ayudar a “campanear”, es decir, avisar cuando al Bronx entraran personas extrañas. Fue de esta forma que los agentes del CTI fueron secuestrados y torturados en 2015.
Esa forma de esclavitud fue denunciada en el pasado. “Los habitantes de calle son esclavizados por la mafia que aprovecha su adicción a las drogas”, dijo en su momento el exalcalde, Gustavo Petro.
No es la única forma de esclavitud que funciona en el Bronx. “Las niñas de los negocios del norte que consumen drogas y no pagan sus deudas, son llevadas a entregar sus servicios sexuales en el Bronx forzadamente, eso se llama esclavitud ”, manifestó el exalcalde de Bogotá.
En diálogo con KienyKe.com, Claudia Quinero, directora de la Fundación Anne Frank, señaló que  más de 300 jovencitas menores de edad son reclutadas en el Bronx año tras año, y allí son obligadas a prostituirse, teniendo relaciones sexuales en su mayoría con habitantes de calle, y también como expendedoras de drogas.
“Presumimos que allá hay decenas de niñas, pues al año se desaparecen cerca de 325 menores y suponemos que llegan allá. Del Bronx se han recuperado o rescatado cerca de 70 menores, quienes proceden en su mayoría de sitios periféricos a la ciudad como Sibaté y Soacha. Incluso tenemos información de que los mismos del Bronx tienen sedes de microtráfico en otras zonas, como la misma Soacha. Incluso una de las niñas que estábamos buscando fue trasladada del Bronx a Soacha, donde la dejaron en un parque drogada”, dijo.
Quintero asegura que con el operativo del fin de semana “aún no hay que sacar pecho (…) hay que seguir trabajando porque sabemos que muchas niñas fueron sacadas del Bronx antes de que entraran las autoridades. Además tenemos muchas amenazas”, dijo.
Según las cifras que maneja el distrito, 200 menores de edad fueron rescatados este fin de semana de las redes de prostitución que funcionan en el Bronx.
5. Satanismo en el Bronx
“Nos encontramos todo lo que usted se imaginaría que es el infierno, casas de ritos satánicos, lugares de brujería, caletas con armas, caletas con drogas…”, aseguró Daniel Mejía.
Autoridades investigan si en el interior de los edificios que próximamente serán demolidos, fueron sacrificados niños en el marco de los ritos satánicos revelados por Mejía.

miércoles, 18 de mayo de 2016

SEMANA 15. ECONOMÍA

Los nuevos beneficios bancarios

La plenaria del Senado aprobó en último debate el proyecto de ley de costos financieros, presentado por el representante David Barguil. Vea qué se trae.
 Los nuevos beneficios bancarios
La plenaria del Senado aprobó en último debate el proyecto de ley de costos financieros, presentado por el representante David Barguil. La iniciativa, que pasa a ser ley de la República, contempla varios beneficios: los colombianos podrán disponer de todo el dinero en sus cuentas de ahorros sin necesidad de dejar un mínimo de 10.000 pesos o más como se exige hasta la fecha.
Las cuentas inactivas después de 60 días no tendrán que pagar cuota de manejo, ni tampoco retroactivamente cuando el titular haga nuevos depósitos o movimientos. Y los bancos estarán obligados a generar una rentabilidad mínima positiva en todas las cuentas de ahorro. “Todas estas medidas son para defender el bolsillo de los colombianos, y generar equilibrio entre los usuarios y el sistema financiero y bancario del país”, dijo el congresista, también presidente del Partido Conservador.

SEMANA 15. YOPAL

La Alcaldía le está cobrando $4.500 millones por impuesto predial.

YOPAL
La Gobernación de Casanare no tiene con qué desembargar los edificios Emiro Sossa Pacheco y centro Administro departamental, embargados por la Alcaldía de Yopal, por deudas cercanas a los 4500 millones de pesos.
El centro Administrativo Departamental debe pagar impuesto predial por cada oficina, pues aparece como si fuera un centro comercial con 161 matrículas inmobiliarias.
el monto inicial de los embargos de los dos edificios es por 855 millones de pesos, una cifra que debe pagar con un rubro especial y para la cual el departamento está mirando la salida jurídica.
Lo enredado del asunto es que los registros inmobiliarios de las oficinas del Centro Administrativo Departamental son independientes y por cada una, de las 161, la administración debe cancelar un impuesto.
NOTA: ver vídeo

jueves, 12 de mayo de 2016

SEMANA 14 ECONOMÍA

Novartis vs Gaviria: La batalla por la soberanía de la salud

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, está dando la pelea para sacar de urgencias al sistema de salud. Se enfrenta a las farmacéuticas, trata de salvar a Cafesalud, busca gravar las bebidas azucaradas e impulsar la capitalización de las EPS. ¿Cuál es su estrategia?
El pasado 28 de abril se abrió un capítulo inédito en la historia del sistema de salud de Colombia: Novartis –uno de los más poderosos laboratorios multinacionales– y el gobierno colombiano rompieron sus conversaciones para llegar a un acuerdo sobre el precio del medicamento Glivec (o Imatinib), que ha mostrado eficacia en reducir la mortalidad de la leucemia. La propuesta de las autoridades colombianas era pasar de un precio de $300 el miligramo a $140.
Lo que desagradó al laboratorio no fue el precio (pues ni siquiera alcanzó a ser considerado) sino el “tonito” de la propuesta. La administración Santos había convocado 15 días antes a Novartis para negociar esas nuevas condiciones de comercialización del producto bajo la amenaza de que, si no aceptaba reducir el precio, acudiría a lo que se conoce como Procedimiento Administrativo Declaratorio de Interés Público, lo que significa, básicamente, abrirle las puertas a la competencia para que comercialice este producto que hoy vende exclusivamente Novartis por cuenta de una patente que tiene vigencia hasta 2018. Ese es un recurso poco usual, que sin embargo está reglamentado nacional e internacionalmente.
Lo que no se ha dicho con mucho énfasis es que la patente de Novartis fue obtenida también mediante un recurso extraordinario. Tras la negativa de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que no le dio la pantente por considerar que el medicamento no tenía un nivel de innovación suficiente; Novartis acudió al Consejo de Estado, el cual le dio la razón en abril de 2012 y así Colombia entró en la era del monopolio del Glivec. Por esta vía, Novartis evitó el procedimiento tradicional con el que son otorgadas las patentes en Colombia.
La disputa con Novartis inició cuando tres ONG le pidieron al Gobierno declarar la licencia obligatoria para este medicamento y el pedido tuvo eco en el Ejecutivo.
Ahora, el laboratorio suizo se niega a aceptar las reglas de negociación planteadas por el Gobierno y de ahí que ni siquiera considere unas nuevas condiciones de precio. De haberlo hecho, habría significado dejarse torcer el brazo y generar un antecedente en las condiciones mundiales de negociación de los precios de medicamentos, pues tradicionalmente este procedimiento se hace como un asunto de oferta y demanda y no como uno de interés nacional.
En las actuales circunstancias, el Estado colombiano quedó con dos opciones: expedir la licencia obligatoria o recular y abstenerse. En este último caso, sentará un precedente nefasto: que el país cede ante las presiones de las multinacionales de medicamentos y empeña su política farmacéutica.
El encargado de mostrarle los dientes del Estado colombiano a Novartis fue el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, quien se ha convertido en uno de los funcionarios estrella de la actual administración y que se ha caracterizado por sus posiciones radicales pero razonadas.
Hoy la cuerda está en su máxima tensión, pues lo que está en juego no es un simple problema comercial. Al llevar la discusión hasta este límite, quedó sobre la mesa la soberanía del Estado colombiano para determinar libremente su política farmacéutica. Si el gobierno Santos ratifica su decisión y expide el acto administrativo, estará implementando una “innovación” en la manera como los sistemas de salud del mundo negocian con las poderosas farmacéuticas; si da marcha atrás, le habrá dado un golpe mortal a su autonomía para determinar la política en este importante sector para la salud de los colombianos.
Pero este es apenas uno de los múltiples debates que está enfrentando el ministro Gaviria. Definir el futuro de las EPS, buscarle socio a Cafesalud, dar la pelea por nuevos impuestos a los alimentos con alto contenido de azúcar, son apenas algunos temas de la agenda que tendrá que adelantar uno de los ministros ratificados en el Gabinete.
En este contexto hay que entender la pelea que casó el Gobierno con Novartis, pues los gastos en medicamentos y la “presión tecnológica” que están generando explican la mayor parte del hueco fiscal del sistema.
De acuerdo con Anif, hay dos factores que demuestran claramente el problema: “i) los recobros por medicamentos al Fosyga venían representando cerca de 70% del total, a pesar de los valores máximos establecidos por el Decreto 4474 de 2010; y ii) el rubro de medicamentos tiene una participación de 62% al interior de la inflación de la salud y se consolida como uno de los de mayor encarecimiento”.
El presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), Jaime Arias, vocero de las EPS del régimen contributivo, coincide con esta perspectiva y asegura que el problema radica en que cada vez es mayor la participación de los medicamentos en el gasto en salud. Hace diez años era 10% del total, hoy ya va en 20% y pronto va a llegar a 30%, debido a que la tecnología de los medicamentos cambió y se volvió más costosa.
Colombia ha entrado en un escenario en el que la demanda por medicamentos es inelástica –sobre todo en el caso de las medicinas en apariencia “innovadoras”– y ello les permite a los productores de los mismos poner el precio que quieran. Así que, es necesario para el sistema buscar mecanismos que le pongan coto a esta situación.
Visión de los laboratorios
Las presiones han sido muy fuertes; primero, porque se ha generado una solidaridad de cuerpo entre los laboratorios que ven en esa medida un expediente peligroso para sus intereses y, segundo, porque los gobiernos de los países originarios de los laboratorios han empezado a presionar a Colombia sobre el tema. En este caso no hay titulares en los medios ni denuncias; se trata de un debate sofisticado que marcha en un segundo plano frente a los grandes temas de la actualidad nacional: se da en las embajadas y los consulados, con mensajes sutiles que advierten que Colombia podría estar pisando terreno minado.
Lo que se decida en este caso puede cambiarle la faz a la política de salud en Colombia y representar o un gran avance o un inmenso retroceso. Obviamente, las farmacéuticas están con los pelos de punta. Colombia es hoy uno de los mercados emergentes más importantes para estas compañías.
El presidente de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos de Investigación y Desarrollo (Afidro), Gustavo Morales, aseguró que el mecanismo empleado por el Gobierno para el caso de Glivec es “la solución equivocada a un problema verdadero”.
Para el dirigente gremial, lo más preocupante es que Glivec no es actualmente el producto que más le cuesta al sistema. Según él, delante del Glivec hay 47 medicamentos de los cuales 10 o 12 tienen patente; así que, si el Gobierno ratifica su decisión, se pueden esperar más acciones contra otros productos y otros laboratorios.
Al ser consultada por Dinero, la presidente de Novartis, María Cristina Álvarez, no quiso referirse públicamente al tema y señaló que la compañía ya respondió al Ministerio mediante una carta en la que fija su posición frente al problema.
En la comunicación, firmada por ella y por los representantes de la firma de abogados Olarte Moure, se asegura que “Novartis considera que las licencias obligatorias (LO) son herramientas importantes y legítimas para ser utilizadas en circunstancias excepcionales. La imposición o la amenaza de una Declaración de Interés Público (DIP) que conduce a una LO nunca debe ser usada como un mecanismo para forzar una negociación de precios, sobre todo cuando, como en este caso, ninguno de los factores que justificarían la emisión de una LO están presentes (por ejemplo, una crisis o emergencia de salud pública, o la falta de acceso al producto patentado)”.
Para Novartis, una licencia obligatoria abriría la posibilidad para el uso de estos mecanismos en otros casos. Además, ratifica que las condiciones del mercado no solo han llevado a una reducción en el precio –por cuenta de los límites fijados por el Gobierno–, sino porque hay otras moléculas similares a la del Glivec que se pueden conseguir en el mercado.
Es claro que para los laboratorios la sostenibilidad financiera del sistema no representa una amenaza para la sociedad colombiana. Sus argumentos se refieren estrictamente a las condiciones jurídicas y de mercado: los laboratorios no consideran un problema de su órbita que 70% del gasto No Pos del sistema corresponda a medicamentos, ni que dicho gasto esté desbordado.
Las ONG
Otra cosa piensan las organizaciones que adelantaron la petición ante el Ministerio para que se declarara la licencia obligatoria. Las entidades que están detrás de la solicitud –radicada en noviembre de 2014– son Misión Salud, Ifarma y el Centro de Información de Medicamentos (Cimun) de la Universidad Nacional.
Según Andrea Carolina Reyes Rojas, subdirectora de Misión Salud, el caso del Glivec expresa un “ejemplo concreto del abuso de una posición dominante de una farmacéutica a través de un monopolio que le da una patente”.
Reyes va más allá y asegura que esta patente del Glivec es, desde la perspectiva del procedimiento mediante el que se obtuvo, de mala calidad. “El Imatinib ya tenía una patente y expiró. Después, Novartis solicitó otra patente de una forma cristalina específica. Los criterios de otorgamiento de patentes no cubren polimorfos de variedades cristalinas. Novartis apeló y la SIC ratificó su decisión; después, el laboratorio acude al Consejo de Estado en un proceso en el que no se hace presente la SIC para defender su posición y termina el Consejo de Estado ordenándole a la Súper que conceda una patente. Eso es una patente de mala calidad, porque no cumple con los criterios de patentabilidad”, dice.
Para ella, es claro que Colombia puede usar legítimamente las licencias obligatorias en estos casos. Según la dirigente, los propios acuerdos comerciales con Suiza o con la Unión Europea dejan a disposición de los estados mecanismos para proteger a las sociedades de los abusos de la propiedad intelectual. Por eso desestimó el argumento sobre la inestabilidad en las reglas del juego para los negocios, esgrimido por quienes defienden las posición de Novartis.
Ratificó que el país está comprometido en lograr un sector de la salud que beneficie a su población; por ejemplo, la reforma estatutaria modificó por completo el plan de aseguramiento; esto significa que cubre todas las eventualidades con excepción de aquellas explícitamente señaladas en un listado. Ese es un giro de 180 grados, porque hasta hoy el POS era un listado del “mercado de salud”. A partir de 2017 va a quedar incluido prácticamente todo.
“En materia de acceso a medicamentos, nuestra perspectiva es que el Gobierno ha hecho esfuerzos muy valientes, como el control de precios, el decreto de medicamentos biológicos –decreto 1782 de 2014– y el Conpes 155 de política farmacéutica nacional; esos son tres ejemplos de cómo un gobierno está tratando de poner en cintura algo que estaba muy desordenado. Sin embargo, necesita hacer más. La ausencia de control de precios significó unos gastos exponenciales para los que el país no estaba preparado”. dice Reyes.
Advirtió que las presiones y los intereses son enormes contra el Gobierno. “Es necesario insistir en que la Administración haga un uso amplio de las herramientas que tiene a su disposición para cuidar la salud de los colombianos. Lo que ha hecho el Gobierno con el Imatinib significa hacer uso de esas herramientas”, finalizó.
La dirigente de Misión Salud explicó que el asunto central de esta discusión es si “los Estados empiezan a tomar decisiones soberanas en las que defiendan los derechos humanos de su población por encima de los derechos comerciales y sin ceder a las presiones de la industria farmacéutica ni a las de los países de donde son originarios los laboratorios. Este sería un caso en el que Colombia da un paso hacia la defensa del derecho a la salud”.
También advierte que hay un riesgo si el gobierno Santos no toma la decisión de la licencia obligatoria: “en ese caso, sentaría otro precedente y es que las presiones de la industria o de sus países de origen son superiores a su interés sobre los derechos humanos de la población que está tratando de proteger. Necesitamos definir claramente qué es lo que está primero”.
La historia de Glivec
La polémica en torno a este medicamento no ha sido un asunto exclusivo de Colombia. El Centro de Información de Medicamentos (Cimub) de la Universidad Nacional envió una comunicación al Ministerio de Salud explicando su posición frente al tema.
“El Imatinib ha sido objeto de controvertidos procesos de patentes también en otros países. En 2007, Novartis lo utilizó para tratar de invalidar parte de la legislación sobre patentes de la India, que prohíbe otorgar patentes a sales de productos conocidos, por carecer de nivel inventivo”.
En ese país, la patente fue negada. Para el Cimub, es claro que Glivec no representa una gran innovación y esto es lo que explica que India haya rechazado la patente, pues “el laboratorio hubiera obtenido un monopolio sobre un medicamento ya conocido y de dominio público que comercializa a altos precios”. Para este centro de investigación, el caso del Glivec muestra una forma de actuar del sector farmacéutico que, gracias a las patentes, logra que los precios no se fijen “de manera racional, teniendo en cuenta el costo de producción y un margen de ganancia moderado, sino de acuerdo con lo que el fabricante considere que el mercado de cada país está dispuesto a pagar”. El Cimub asegura que en Estados Unidos el Glivec pasó de US$24.000 por paciente por año a US$92.000, un incremento de casi 300% en pocos años.

Revista Dinero. 

SEMANA 14 POLÍTICA

Paro armado en Colombia obedecería a la impunidad que el Gobierno ha ofrecido: Uribe

EL EXPRESIDENTE ÁLVARO URIBE CRITICÓ QUE HAYA CIUDADES COLOMBIANAS CON EL COMERCIO CERRADO.


Álvaro Uribe Vélez. Foto: Colprensa
El senador Álvaro Uribe Vélez explicó que la situación que está afrontando el país en materia de orden público se veía venir, ya que la política de impunidad que el gobierno le ha ofrecido a las Farc ha hecho crecer todas las organizaciones criminales.

Una situación a la que le suma la falta de enfrentar al narcotráfico, la minería ilegal y el encarcelamiento de las fuerzas armadas, que las han puesto en el mismo nivel del terrorismo.

El expresidente Uribe, criticó que haya ciudades colombianas con el comercio cerrado, “por ejemplo en la ciudad de montería hay unos bandidos en unas motos ordenando a los ciudadanos que tienen que entrarse a las casas, a los que tienen tiendecitas, los almacenes abiertos, los tienen que cerrar. Acá me acaba de llegar un correo de que habían ordenado también un paro armado en el suroeste antioqueño”.

Ante esta situación, el senador Álvaro Uribe Vélez, hizo una invitación a los colombianos para que participen en la marcha de mañana sábado, “salgamos a la calle a protestar por todo esto. A protestar por el mal manejo de la economía, del derroche, por la corrupción que este gobierno tapa con más corrupción”.

Finalmente expresó que “mientras más amenacen los bandidos, que sea mayor vuestra determinación de salir a la calle a expresar vuestra protesta al gobierno que con la impunidad los ha venido alimentado”.