lunes, 25 de julio de 2016

SEMANA 20 - NATURALEZA.


¿Por qué parecen tan egoístas los gatos?

La reputación que tienen estos animales se explicaría por la naturaleza salvaje que nunca dejaron completamente.
 Los gatos empezaron a convivir con el hombre al menos hace 9.000 años. Foto: Pixabay

BBC
Vuelve a casa y saluda efusivamente a su gato, pero éste no mueve ni una pata y apenas le mira desde la ventana.
Pero luego, cuando tiene que mandar un importante email, decide ponerse a saltar sobre el teclado de su ordenador y echarte todo a perder...
¡Ay, los lindos gatitos, tan adorables y desesperantes a la vez!
Lo cierto es que a pesar de ser unas de las mascotas más populares, los gatos han tenido desde siempre una reputación de ser egocéntricos, distantes y egoístas, especialmente cuando se les compara con "el mejor amigo del hombre", el perro.
¿Pero está justificada su mala reputación?
No del todo, aseguran los expertos, quienes creen que los gatos domésticos simplemente han mantenido muchas características de sus ancestros, los gatos salvajes, que eran criaturas solitarias.
El problema, afirman, es que los gatos nunca fueron completamente domesticados desde que empezaron a convivir con el hombre al menos hace 9.000 años, según indica el hallazgo de los restos de un humano de ese periodo junto a su gato realizado hace unos años en Chipre.
¿Semi-domesticados?
Para llegar a esa conclusión, Wesley Warren, de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos, llevó a cabo hace dos años el mayor estudio genéticosobre los gastos domésticos, incluido el gato abisinio, y comparó las diferencias entre el ADN de los gatos domésticos y los gatos salvajes.
Y el estudio concluyó que los genes de los gatos salvajes no difieren tanto de los de los gatos domésticos como los genes del perro con el lobo (el antepasado del perro).
Se estima que los perros empezaron a convivir con los hombres hace unos 17.000 años y se les enseñó a cazar, cuidar rebaños, y proteger sus casas.
Pero, en el caso de los gatos, las primeras sociedades agrícolas simplemente toleraron su presencia porque eran buenos cazadores de ratones, sin exigirles nada más.
En el proceso de domesticación de los perros, se les enseñó a ser sociables, leales y obedientes, algo que nunca se enseñó realmente a los gatos.
El profesor Dennis C. Turner, Director del Instituto de Etología Aplicada y Psicología Animal de Suiza y autor de "El Gato Doméstico, Biología de su comportamiento", asegura que los gatos fueron útiles para cazar ratas y ratones que abundaban en granjas y graneros en los primeros asentamientos agrícolas de hace miles de años.
Turner explica que, dado que los humanos vieron que ésto era útil para ellos, "empezaron a darles comida extra, por ejemplo, leche en platos pequeños". Pero poco más.
Y hay expertos que discrepan con el término "semi-domesticado".
Melinda Zender, investigadora senior del Departamento de Antropología del Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsonian, en EE.UU., asegura que los gatos "están completamente domesticados".
Según Zender, los felinos han sufrido modificaciones genéticas en su cerebro, en relación, por ejemplo, a la agresividad y la interactividad.
"Lo que causa confusión es que se trata más bien de una asociación doméstica, donde ambas partes obtienen beneficios. Pero los gatos salvajes siempre fueron más solitarios, incluso esquivos. Tienen un bajo nivel de sociabilidad que ha perdurado en los gatos de hoy", le dijo a BBC Mundo.
Selección reciente
Otra razón fundamental que explica el aparente "egoísmo" de los gatos, según el Profesor Turner, es que en el caso de los perros o los caballos, los humanos facilitaron la reproducción de determinadas razas que tenían rasgos que los hacían más afines al hombre.
Sin embargo, la selección de las razas de gatos es mucho más reciente: mientras muchas razas de perro, caballo o ganado tienen más de 500 años, las razas más modernas de gatos han aparecido apenas entrelos últimos 50y 200 años.
El profesor Turner asegura que los gatos "definitivamente no son ‘egoístas‘, sino que retuvieron su independencia en cierta forma, principalmente por la falta de selección (de razas) por los humanos.
"Ellos han ‘elegido‘ vivir con nosotros", es su explicación.
Como los gatos salvajes
La escasa evolución genética respecto a los gatos salvajes puede explicar por qué los gatos retuvieron ciertas características que les permiten sobrevivir más fácilmente que otras mascotas sin ayuda humana.
Por ejemplo, tienen el rango de audición más amplio de todos los carnívoros y pueden ver por la noche, lo que les permite detectar fácilmente a sus presas.
Y no depender de la comida que les dan los humanos les hace más fácil sobrevivir sin ellos.
Y si alguna vez un gato le trajo un ratón muerto, y se emocionó porque sintió que pensó que era un regalo, no se emocione.
"Esto está probablemente relacionado con que las gatas traen comida a sus gatitos. Y, en el caso de los gatos machos, porque tienen el estómago lleno", le dijo Turner a BBC Mundo.
Pero el experto dice que hay una forma de hacer que los gatos se interesen más en usted.
"El mejor consejo es esperar hasta que el gato te busque y, cuando lo haga, disfrutar de su compañía. Se quedará más tiempo contigo si es él quien toma la iniciativa".

SEMANA 20 - CIENCIAS



El CSI colombiano

Un equipo de médicos, antropólogos y odontólogos forenses en la Fiscalía buscan en los huesos y hasta en los restos de la ropa quiénes son y cómo murieron miles de colombianos. Han trabajado en 7.000 cadáveres.
 El laboratorio de la Fiscalía es uno de los más modernos de América Latina. En los últimos años han trabajado con casi 7.000 cadáveres. La mitad han sido identificados y unos 2.000 entregados a sus familias. Foto: Juan Carlos Sierra

Sus huesos yacen en una de las mesas. Al lado se puede ver un uniforme raído, probablemente de un soldado, unos calzoncillos azules, unas medias y una bayetilla amarilla. Su cráneo deja ver las piezas de un complejo rompecabezas armado con extremo cuidado. Dos agujeros lo atraviesan de un lado a otro: uno en el frente, encima de la ceja derecha y otro en la parte de atrás. Se sabe que su muerte fue violenta y, por la posición del disparo, probablemente a quemarropa. Lo que no se sabe es quién es, aunque hay una pista que podría permitir confirmar su identidad: una dentadura completa que tiene una gran particularidad: dos muelas que –al mismo tiempo– ocupan el lugar que le correspondería a solamente una de ellas.
Tener ese rasgo es como una bendición en la Unidad de Identificación de cuerpos de la Fiscalía General de la Nación. La mayoría de restos que llegan a sus instalaciones tienen muchos menos elementos. A veces tan solo llegan un par de falanges o vértebras, si hay suerte con pedazos de la ropa que llevaban puesta, desenterrados en algún rincón de Colombia. En los últimos años este equipo ha trabajado con casi 7.000 cadáveres. Cerca de la mitad han sido identificados y unos 2.000 entregados a sus familias.
Los 21 profesionales que integran esta fuerza en Bogotá, compuesta por médicos, antropólogos y odontólogos forenses, han visto lo peor de la guerra en el país. Recogen sus vestigios a veces décadas después de que se produzcan los hechos e intentan entregar la mayor verdad que se pueda encontrar en estos. La mayoría lleva más de 20 años ejerciendo esa labor. Por sus manos han pasado casos emblemáticos: la tragedia del Palacio de Justicia, las víctimas de asesinos en serie como Luis Alfredo Garavito, los principales magnicidios y los miles de muertos que ha dejado el conflicto interno de guerrilla, paramilitares y bacrim. “Colombia tiene una deuda con sus muertos: buscarlos y regresarlos a sus familias. Ese es nuestro trabajo”, explica el antropólogo Jaime Castro Bermúdez.
Para que un cadáver llegue hasta ese laboratorio, ubicado en el búnker de la Fiscalía y el más moderno de América Latina, su muerte debe estar siendo investigada en el marco de un proceso penal. En ese momento ya se han surtido las etapas de investigación del caso y la exhumación del cuerpo, ordenada por un juez y llevada a cabo por estos mismos profesionales. A algunos los desentierran en los cementerios, pero a otros los van a buscar a la mitad de la selva. A veces se necesitan hasta dos helicópteros, el acompañamiento de un escuadrón del Ejército y una operación de varias semanas para recuperar los cuerpos. Por eso, el trabajo de este equipo mezcla un poco de Indiana Jones con el de científico de microscopio.
El proceso es complejo porque como explica el médico forense Erick Rodolfo Ruiz “no existe una máquina en la que uno meta un hueso y salga la fotocopia de la cédula de la persona”. El primer problema es que la magnitud del conflicto armado ha desbordado esta tarea. Según el Registro Único de Víctimas, 265.000 colombianos han sido asesinados y según el Informe Basta Ya, entre 1958 y 2012, 25.000 fueron registrados como desaparecidos. Por eso, Ruiz asegura que “aun si vinieran todos los equipos forenses del mundo, no alcanzarían a terminar el trabajo que nos ha dejado la guerra”.
El médico Ruiz y el antropólogo Bermúdez estudian detenidamente otro esqueleto en la mesa contigua a la del hombre con el uniforme camuflado. Si bien cada equipo debe estar conformado también por un odontólogo, en ese caso no se necesita pues en la exhumación no encontraron el cráneo. Solo algunos huesos, un jean al que solo le quedan los bolsillos y una camiseta de Millonarios rasgada por la mitad en el lugar en el que quedaría el abdomen, de la cual, ellos dicen, se podría concluir que fue víctima de una evisceración o de varias puñaladas. Al lado reposa el cuerpo de un niño de 16 años con impactos de bala en su mano derecha y en diagonal, apenas menos de una decena de huesos, con algunos calendarios de almacenes, un dije en forma de mariposa y una tarjeta de un asesor de pensiones.
Ruiz explica que cada uno de esos detalles puede ser fundamental para encontrar la verdad. Muchos reconocen a sus familiares por las prendas que tenían el día que desaparecieron y, por eso, la Fiscalía tiene un inventario con fotos de todo lo que van encontrando. A otros les han podido determinar su ciudad de origen o la posible fecha de su muerte por un recibo guardado en un bolsillo. Estos elementos se vuelven más relevantes cuando el cuerpo no está completo. El médico explica que algunos grupos al margen de la ley suelen desmembrar los restos de sus víctimas para sembrar terror o para entorpecer las investigaciones de los hechos. “Aquí uno se impresiona de lo malos que podemos ser los colombianos”, concluye Bermúdez.
La labor científica que ejerce cada uno de los miembros del equipo es muy específica. A grandes rasgos, el antropólogo lidera al grupo en la exhumación y realiza el posible perfil de las víctimas. El médico analiza las lesiones y puede concluir con base en la evidencia hace cuánto se produjo la muerte y sus causas. El odontólogo, a través de la carta dental, que es una especie de cédula que tienen todos los seres humanos, puede determinar el sexo, el patrón racial, la edad y hasta la identidad de las personas. El caso luego pasa al departamento de genética en el que se analiza el ADN. Todos los profesionales que intervienen en esta cadena sirven como peritos después en los procesos penales, algo así como unos testigos científicos de lo que leyeron en los restos de las víctimas. “Le dedicamos mucho tiempo a cada caso. Esto no es CSI en donde todo se resuelve en una hora”, dice Ruiz.
La odontóloga Marta Vélez Vásquez cuenta que, a diferencia de lo que parece, el trabajo forense es muy gratificante. “Puede que se trabaje con la muerte todos los días, pero no existe un momento más feliz que cuando podemos devolverle a una mamá al hijo que ha estado buscando por años”, relata. La doctora, que lleva 12 años en esa labor, asiste a muchas de las entregas de los cuerpos que logran identificar. Las ceremonias suelen ser sencillas pero muy emotivas. Los restos se entregan en una caja discreta con un pequeño moño. Solo si los familiares le preguntan, ella les explica con detalles, pero sin morbo, cómo murieron sus seres queridos.
El proceso de paz con las Farc seguramente implicará un nuevo capítulo en el trabajo forense en Colombia. La mayoría de muertos que este grupo ha podido identificar vienen de los ejercicios de verdad que se hicieron con los paramilitares. Se sabe que en los acuerdos de La Habana este también es un punto fundamental y se da por descontado que la justicia transicional le entregará al país información sobre otros tantos miles de colombianos. No solo para encontrar a las víctimas de esa guerrilla, sino también a miles de combatientes de ese bando a los que sus familias tampoco han podido enterrar.
Los profesionales de este cuerpo elite aseguran que los equipos humanos y técnicos que tiene Colombia están más que preparados para ese momento. Tantos años de violencia les han dado una experiencia quizás única en el planeta. “Esta es una profesión muy particular. Uno a veces simplemente quisiera quedarse sin tener con qué trabajar”, concluye Bermúdez.
En video: el CSI colombiano

martes, 19 de julio de 2016

III PERIODO - SEMANA 19 CULTURA


Del éxito del impreso a la esperanza de lo digital

De 37,8 millones de ejemplares de libros vendidos, solo el 3,2 % correspondía a formatos para dispositivos electrónicos. ¿A qué se debe el fenómeno?
 Para el año 2014 se registraron 4.240 títulos en formato digital. Foto: Cortesía: LuaBooks

Con la aparición del libro digital el impreso se vio amenazado. Incluso se predijo que iba a desaparecer. Pero ha sucedido todo lo contrario. Las líneas electrónicas no han podido superar la experiencia del papel y la belleza del libro como objeto.
Sobre esta fascinación habló el premio Príncipe de Asturias de las Letras 2007, Amos Oz, en el libro Una historia de amor y oscuridad: “Mi padre tenía una relación sensual con los libros. Le gustaba escudriñarlos, acariciarlos, olerlos (…) Cada libro tenía un olor propio, secreto y excitante. Algunas veces la tela estaba un poco separada del cartón y se movía como una falda atrevida; era difícil evitar mirar por el espacio oscuro que había entre el cuerpo y la ropa y respirar allí aromas de vértigo".
De esta experiencia se han valido las editoriales y librerías independientes que cada vez son más rigurosas con el diseño de las caratulas, con la selección del papel, con las fotos, los gráficos y los dibujos. El lector no se siente atraído únicamente por la historia del libro, sino por el objeto en sí mismo.
Las librerías ofrecen también la experiencia del lugar. No son sitios muy grandes que abrumen con millones de títulos. Los lectores van a un espacio cálido en donde se pueden tomar un café y conversar con otros amantes de la literatura. 
“El libro es un concepto más complejo que el formato. El impreso está tan arraigado para los lectores que es muy difícil que sea desplazado. Las librerías independientes ofrecen la experiencia de ir al lugar y es algo que no tiene el libro digital”, dijo a Semana.com David Roa, director Asociación Colombiana de Libreros.
Leonardo Archila, editor general de Intermedio Editores, explicó que las librerías ampliaron su oferta cultural, se puede ir a foros, lanzamientos, clases, lecturas guiadas, exposiciones, entre otros, no solo a comprar.
Han tenido tan buena acogida las librerías independientes que hace menos de tres años se abrieron otras como El Amanuense Libros y Café en Sta. Marta, Garabato en Chía, Léeme y leeré en Yopal,  Camino a Casa en Pasto, Grammata, Librería Wilborada en Bogotá; y La Menesunda,  Santo y Seña, y La Madriguera tienen nuevas sedes en la capital.
Entre las editoriales destacadas por la belleza del impreso en Colombia están Tragaluz, Laguna, Rey Naranjo, El Peregrino y Luna, reconocidas por la industria internacional.
Retos del digital
La Cámara Colombiana del Libro registró ventas por 37,8 millones de ejemplares en el año 2014, y de este total solo el 3,2 % correspondía a formatos digitales. Con todo, entre los años 2013 y 2014 las ventas en formatos digitales registraron un crecimiento del 22 %, mientras las ventas en formato papel crecieron un apenas un 1 %, solo que es necesario vender casi el doble de digitales para superar la rentabilidad del impreso.
Si bien los libros digitales no pueden ofrecer una experiencia sensorial alrededor del libro, tienen otros beneficios de los que ya se ha hablado, como ser más económicos gracias a que se ahorran los costos de producción, distribución, bodegaje y locales.
Así mismo, se ahorra tiempo a la hora de buscar un título, se pueden tener varios libros en un mismo dispositivo, se pueden comprar textos que no están disponibles en las tiendas del impreso, entre otros.
Además, existe la posibilidad de subrayar, hacer comentarios, compartir fragmentos, escuchar audios, ver videos o animaciones y buscar con mayor facilidad el significado de palabras.
Julián Alves, director de la librería Hipertexto La Universidad de la U, pionera en la promoción de libros digitales desde el 2008, señaló que el catalogo del libro digital representa aproximadamente un 10 % de lo que se vende en este lugar, un porcentaje bajo comparado con las expectativas que se tenían con el digital.
Aparte del problema de la piratería, que deja pérdidas de 120 millones de dólares anuales, según la Alta Consejería para la Seguridad y la Convivencia, “no hay muchos canales de librerías colombianas donde los usuarios puedan comprar textos. Y deben descargar programas o aplicaciones para leer los contenidos, lo cual representa un trámite molesto para los lectores”, afirmó Alves.
Para Iván Correa, director de eLibros, la única librería colombiana completamente digital, el panorama del digital es incierto. “Nosotros esperábamos que el cambio fuera más contundente, pero es un proceso que requiere más tiempo”.
Correa aseguró que en Colombia la venta de cualquier libro sigue siendo baja y que habría que empezar por ver que en el país no se lee lo suficiente. Al respecto el DANE reveló que un 51,6 % de la población dice no haber leído libros, frente a un 48,4 % que sí lo ha hecho. Pero, en este último grupo se halló que más de una cuarta parte había leído un solo libro en estos doce meses.
Tampoco hay condiciones socioeconómicas que permitan que más personas puedan entrar a la industria de lo digital como es el acceso a dispositivos móviles y las tarjetas de crédito. Solo 7 millones de personas, de un mercado potencial de 23 millones, cuentan con este medio de pago necesario para acceder a estos libros.
¿Qué son los transmedia?
Los contenidos transmedia consisten en una forma de narración que cuenta con múltiples plataformas que pueden ser digitales o no, con el fin de que cada uno de los canales muestre una parte de la historia de una forma especial y complementaria.
Un ejemplo de un transmedia podría ser la promoción del lanzamiento Star Wars: force awakens (La Guerra de las Galaxias: El renacer de la fuerza). No solo se hizo la proyección de la película, además se lanzaron videos de promoción por redes sociales y medios tradicionales como la televisión, la radio y los periódicos.
También se hace un concurso donde los mejores fans reciben premios. En un concierto varias bandas usan los trajes de los personajes principales para dar a conocer aún más la película. Se hacen desfiles de disfraces. Y mucha de esta información es viralizada a través de redes sociales y blogs de los seguidores.
Se puede ver cómo alrededor de la película se producen varios contenidos que cuentan otras historias relacionados con la historia central. Se producen canciones, nuevos videos, blogs, reuniones de los fans, desfiles, entre otras cosas que trasladan la historia para hacer nuevas narraciones en otros lugares y plataformas.   
Libros transmedia
Juan David Saab, director técnico de Luabooks, una editorial de libros transmedia para niños y jóvenes indicó que entendieron que para tener éxito en la industria había que hacer algo más que pasar el libro impreso a un formato PDF. “La idea es que valga la pena que esté en digital y que el uso de herramientas y plataformas esté justificado”, explicó Saab a Semana.com. 
El primer libro transmedia que lanzaron en 2013, El pájaro de los mil cantos, ofrece una experiencia distinta al impreso y al digital. Si se lee en una tableta, la lectura va acompañada de música a medida, por ejemplo. Es decir que, no ponen cualquier pieza, sino que músicos trabajaron en el sonido para que fuera acorde con lo que se lee.
Además la lectura en los dispositivos móviles ofrece animaciones, la posibilidad de que el niño interactúe con los personajes (en este caso con los pájaros), traducciones y juegos.
Por ejemplo, el niño tiene el libro impreso y al acercar su celular a uno de las ilustraciones podrá escuchar el canto de los pájaros, a través de una de las aplicaciones que han creado.
“Lo que buscamos es que cada elemento del libro sea una obra y que tenga otro tipo de lectura según la plataforma, que cada narración no sea un elemento accesorio sino que aporte a la historia. Queríamos combinar lo tradicional con las posibilidades de lo digital para que se amplié la experiencia”, relató.
Los creadores de estos libros transmedia han logrado que los canales de la web los acerquen a sus lectores. “Tenemos una retroalimentación, les agradecemos por la compra, les preguntamos qué tal les va con las aplicaciones, con el manejo del libro… esto solo lo logramos gracias a las plataformas digitales”.
Lo que concluye Saab es que el contenido debe ser digno de la plataforma, “pero más allá de la plataforma, lo que importa es la historia”.
Impresos, digitales, transmedia se complementarán cada vez más, no estarán divididos, sino que convergerán. Pero para que esto suceda, antes será necesario fortalecer los hábitos de lectura y sortear los retos que propone el digital.

III PERIODO - SEMANA 19 - EDUCACIÓN.



Historia de los exámenes, ¿quién y por qué los inventó?

¿A quién se le ocurrió inventar los exámenes que nos atormentan por el resto de nuestras vidas? Hubo una época en la que este tipo de evaluaciones no existían.
 Historia de los exámenes, ¿quién y por qué los inventó? Foto: BBC Mundo/Thinkstock

BBC
"Llevo 40 años teniendo pesadillas en las que voy a un examen y me doy cuenta de que me preparé para un tema distinto. O miro el examen y está en un lenguaje que nunca he visto antes. O tomo mi lápiz para contestar, pero no puedo escribir la palabra que quiero", revela Simon Goldhill, director de Estudios Clásicos en King‘s College, Londres.
"Es mi sueño recurrente por excelencia: tener que hacer un examen de matemáticas o de alguna asignatura que no sé. ¡El horror de tener que presentar un examen para el que no te preparaste!", señala el comediante Richard Herring.
Por suerte, te despiertas, aunque tremendamente agitado y hasta con escalofríos.
Yo no he tenido que hacer un examen por décadas pero, como miles de otros, todavía tengo pesadillas como esa.
Ahora, como profesora de Estudios Clásicos en la Universidad de Cambridge, estoy oficialmente al otro lado del proceso, y lo que me ha intrigado durante los 40 años que he estado enseñando es cómo los exámenes y sus graciosos rituales se metieron en nuestra psiquis colectiva.
¿Dónde, cuándo y por qué?
No olvidemos que a algunas culturas le han ido perfectamente bien sin ningún examen.
La antigua Roma era felizmente libre de exámenes.
Y países como Reino Unido no tuvo los exámenes escritos como los que conocemos hasta el siglo XIX; antes de eso, la mayoría eran orales.
A los que tenemos que acreditarles -o culparlos- por este invento en particular es a los chinos.
En el siglo VII a.C. crearon lo que era "una prueba estupefaciente durante la cual algunos se enloquecían y otros morían".
"Hay imágenes de las salas de exámenes de provincia, con fila tras fila de celdas abiertas por un sólo lado", cuenta Peter Bol, de la Universidad de Harvard, quien es un experto en esos primeros exámenes.
"En las celdas separadas no podías copiar de otro. Entrabas, traías algo en qué dormir, te daban un orinal, tenías un escritorio, tinta y te sentabas, te entregaban el examen y empezabas".
El sistema de examen imperial chino -como se llamaba- duraba 3 días... y noches, y versaba más que todo sobre clásicos de Confucio.
Había quienes no lograban llegar al final. Si un candidato moría, las autoridades envolvían su cuerpo en una estera de paja y lo tiraban al otro lado de los altos muros que rodeaban el complejo.
Los exámenes eran increíblemente competitivos.
"Tenemos evidencia de que en 1250 alrededor de 450.000 personas participaban en estas pruebas, pero sólo entregaban 600 diplomas", señala Pot.
"¿Por qué los hacían? ¿Por qué invertían tanto, muchos años de educación, tutores privados, todos los gastos que involucraba eso, si la vasta mayoría no iba a tener éxito?", se pregunta, y contesta:
"Lo hacían porque les daba estatus, reconocimiento, conexiones y membresía en la élite local".
"Si me pidieran que señalara un logro extraordinario del Estado chino, diría el haber establecido el valor de los exámenes para la participación en la vida nacional y pública", declara el experto.
No estoy segura de sí fue un logro o un autogol, pero el objetivo de ese sistema chino era noble.
Al crear esos primeros exámenes, no estaban sólo separando la paja del trigo, sino tratando de hacerlo según una medida justa de las habilidades, no de acuerdo a la posición social o riqueza del candidato.
Eso, se supone, es lo que seguimos haciendo, sin embargo aun no entiendo...
¿Qué estamos poniendo a prueba y para qué?
Es probable que queramos que todos nuestros médicos potenciales demuestren en muchas pruebas que saben lo que van a hacer.
Pero, ¿podemos decir lo mismo de exámenes para jóvenes de 18 años sobre la Guerra de los Cien Años?
A pesar de sus pesadillas, Simon Goldhill piensa que las pruebas académicas "son una buena prueba de tu habilidad para procesar y empaquetar una gran cantidad de información de una manera eficiente e ingeniosa".
Pero, "te dicen muy poco de tu capacidad como profesional. Y todos sabemos que los mejores alumnos no necesariamente obtienen los mejores resultados en los exámenes".
"Para lo que sí sirven, en mi opinión, es para prepararte para muchas cosas en la vida: si te va muy bien en los exámenes, te puede ir bien en otras cosas", dice Goldhill.
No obstante...
La lista de la gente que ha hecho cosas maravillosas en su vida a pesar de que no les fue bien en los exámenes es larga: en la universidad, Charles Darwin, por ejemplo, estaba demasiado ocupado buscando escarabajos para prestarle atención a las asignaturas que no lo aburrían.
¿Cómo serían los exámenes en su época?
"No se parecían a los de hoy en día", le dice a la BBC Gillian Cooke, archivista de Cambridge Assessment, que guarda tesoros de historia de los exámenes.
Describa en detalle el método que usted adoptaría para la desinfección de barcos en relación a la peste, la cólera y la fiebre amarilla. Pregunta de un examen de Ciencia Sanitaria de la Universidad de Cambridge de hace un siglo
"Hacían exámenes sobre electricidad y magnetismo, navegación, calor, luz, higiene".
Algunos son asombrosos, otros monótonos: "Cuáles son las fronteras de Austria, sus principales ríos y el curso de estos".
Aunque están guardadas las preguntas no quedó registro de las respuestas.
Lo que sí podemos ver son los reportes de los profesores y, dice Cooke, "en ese tiempo eran muy directos; brutales".
"Rara vez dieron respuestas satisfactorias a las preguntas sobre las peculiaridades gramaticales"
"Muchos candidatos tuvieron pocos escrúpulos a la hora de escribir puras tonterías".
Aún no entendemos para qué son
Hay mucha evidencia de que los exámenes no son buenos para predecir el futuro.
No sólo está el caso Darwin, quien en su autobiografía escribió "Intenté matemáticas (...) Me repugnó, principalmente porque no pude encontrar ningún significado en los primeros pasos de álgebra".
El inventor del teléfono Alexander Graham Bell, según su biógrafo, "disfrutaba del ejercicio mental" de las matemáticas, pero una vez entendía el método "se aburría y descuidaba la respuesta final", lo que se reflejaba en sus calificaciones.
El inventor Thomas Edison llegó a decir: "Puedo contratar matemáticos, pero ellos no me pueden contratar a mí".
Y estos son apenas unos pocos.
¿Entonces?
Tras explorar nuestra cultura de exámenes, estoy dispuesta a desafiar a cualquiera a que defienda la enorme cantidad de tiempo, dinero, estrés y esfuerzo que invertimos. Quizás sea necesario, pero es un sistema ciertamente defectuoso.
No tengo ninguna solución radical para ofrecer, excepto sugerir que nos relajemos un poco.
A los historiadores del futuro esta costumbre seguro les va a provocar tanto asombro como a nosotros los exámenes imperiales chinos.
Y se preguntarán por qué estuvimos dispuestos a someternos y someter a nuestros niños a tal calvario.

martes, 12 de julio de 2016

III PERIODO - SEMANA 18 - CULTURA


Medellín recibe el "premio nobel de ciudades" por su transformación

En Singapur le fue entregado el premio Lee Kuan Yew World City Prize, considerado el máximo galardón del urbanismo en el mundo.
 La distinción le fue entregada en Singapur al alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez. Foto: Twitter Alcaldía de Medellín.

EFE
La ciudad colombiana de Medellín recibió oficialmente el premio Lee Kuan Yew World City Prize, considerado el máximo galardón del urbanismo en el mundo y el premio nobel de ciudades, informó una fuente oficial.
La distinción, que destaca la transformación urbana, le fue entregada en Singapur al alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, en el marco de la Cumbre Mundial de Ciudades.
"Nos tenemos que sentir muy orgullosos por ser merecedores de este premio, pero esto no es el fin de un proceso sino el inicio de muchas cosas buenas", declaró Gutiérrez en un vídeo que publicó en su cuenta de Twitter.
El burgomaestre, que recibió el galardón junto al exalcalde de Medellín Aníbal Gaviria, señaló a través de un comunicado que este premio da "un mensaje muy poderoso" a América Latina y al mundo sobre la importancia de tener a los líderes municipales trabajando juntos.
"Esto es un reconocimiento que hay que agradecerles a los anteriores alcaldes. Si hay algo bueno que le puede pasar a las ciudades es que, independiente del cambio de gobernantes, las cosas buenas continúen", agregó Gutiérrez.
El premio es otorgado cada dos años por la Autoridad de Redesarrollo Urbano de Singapur y rinde homenaje "a las contribuciones sobresalientes para la creación de comunidades urbanas vibrantes, habitables y sostenibles en todo el mundo".
"¡Felicitamos a Medellín! El Premio Nobel de urbanismo ratifica que la ciudad ha sido ejemplo de progreso e innovación", indicó, por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en un comunicado.
En años anteriores fueron galardonadas Bilbao (España, 2010), Nueva York (EE.UU., 2012) y Suzhou (China, 2014).
El premio Lee Kuan Yew World City Prize 2016, que incluye un certificado, una medalla de oro y un reconocimiento de 300.000 dólares, entregó menciones especiales a las ciudades de Auckland (Nueva Zelanda), Toronto (Canadá), Sydney (Australia) y Viena (Austria).
Según el comunicado, en la Cumbre Mundial de Ciudades, Gutiérrez expuso la transformación de esta urbe en los últimos 20 años y participó en el Foro de Alcaldes.
Además, la Agencia de Cooperación e Inversión de Medellín y el Área Metropolitana (ACI) se encargó de promover en el evento la inversión en la ciudad.

III PERIODO - SEMANA 18 - NEUROCOACHING

NeuroCoaching: la herramienta clave para reducir costos en la empresa

Esta técnica ha permitido liberar a muchos ejecutivosde sus “miedos”, y muchas corporaciones han podido reducir sus costos en más de US$ 1.5 millones anuales.







El NeuroCoaching reúne no sólo a las más grandes ramas del mundo del coaching, como el life coaching ontológico, la PNL (Programación Neuro Lingüística) y el excecutive Coaching, sino que además toma como principio para el entendimiento de las conductas humanas el estudio de las neurociencias, señaló el Institute of NeuroCoaching.
Indicó que en su aplicación en el mundo ejecutivo, elNeuroCoaching ha permitido lograr liberar a muchos ejecutivos de sus miedos, creencias limitantes y paradigmas para poder acercarse más en el entendimiento de su ser. Así, puede tomar conciencia que el trabajo que realiza puede correlacionarse con sus objetivos de vida.
Algunos ejemplos son impactantes: en algunas organizaciones se ha podido demostrar que después de unas sesiones la creatividad disruptiva ha logrado generar impacto en la reducción de costos para la organización de hasta más de US$ 1.5 millones anuales.
La reducción de costos se observa principalmente en el área de Recursos Humanos (reducción de la tasa de rotación, desarrollo de la marca empleadora, y mejora de clima laboral).
Desde otras áreas se promueve el desarrollo de la creatividad, mejora en la conciencia de costos, reducción de mermas, mejora en las relaciones individuales e interpersonales, y mejora de la calidad de vida de los integrantes.
En términos generales, aquellas empresas que aplican el Neurocoaching han revelado los mejores niveles de clima laboral, reducción de la tasa de rotación y generación de un mejor employer branding. Se ha podido demostrar que el valor de retorno suele ser de 7 veces mayor a la inversión inicial.
Los días 25, 26 y 27 de noviembre se realizará en Lima el programa Ser Líder Coach, una metodología de 12 horas especialmente diseñado a líderes y futuros líderes, que no necesariamente requieren convertirse en Coaches, pero que si desean desarrollar sus competencias gerenciales con herramientas de coaching.
Será dirigido y presentado por Mauricio Bock, reconocido como uno de los coaches de mayor influencia en la región. Ha liderado procesos de transformación organizacional en empresas de primer nivel a nivel regional.
Los participantes podrán construir un estilo de liderazgo basado en la confianza, que es la base de las relaciones humanas y que tiene como primer nivel a “la confianza en uno mismo”.
El segundo nivel es la confianza en los demás, para empezar a liderar en los otros; y finalmente, la confianza en el futuro para liderar en las oportunidades.
Son más de 200 personas que han tomado el programa en Latinoamérica (Chile, Costa Rica, Colombia, Perú y próximamente se realizará en Argentina y Ecuador).