lunes, 29 de agosto de 2016

SEMANA 25 - EDUCACIÓN.

El cerebro bilingüe: ventajas y desventajas

¿Cómo funciona el cerebro de una persona bilingüe? ¿Cómo influye el hecho de crecer con dos lenguas?

ESCRITO POR MARION MAURIN

6K3.1K

1. Lo primero, ¿qué es el bilingüismo?

Una definición

A la salida del supermercado, un niño se dirige a su padre en alemán. Al terminar la pregunta, el padre le responde: “Muy bien, ahora en portugués por favor”. Y se repite la misma escena, esta vez, en el otro idioma. Para la mayor parte de las personas, este ejercicio es la demostración de una gran capacidad cuando el bilingüismo parece un mito: ¿será por ello que no existe una definición exacta? Como muestra el vídeo, cada uno tiene su propia idea: para algunos significa ser capaz de comunicarse y de hacerse entender, con más o menos errores, en varios idiomas (también los aprendidos a través de los años). Para otros, por el contrario, la gramática y la pronunciación son fundamentales. Y si a la mayoría de los mortales nos gusta opinar sin argumentar demasiado, a la comunidad científica también le falta criterios para ponerse de acuerdo. Por ello, podemos concluir de este modo: el bilingüismo es un fenómeno relativo que debe medirse según varios parámetros y no a partir de una definición absoluta y, sobre todo, se trata de algo completamente personal y subjetivo.

El bilingüismo: cuestión de feeling

Un idioma no es algo inanimado que se aprende y se domina de forma definitiva, sino que se trata de una cosa viva que se construye y transforma según nuestro modo de pensar y de comportarnos con el mundo. Desde este punto de vista, la lengua está íntimamente ligada a nuestras emociones y a nuestra identidad. Es posible hablar una lengua de forma fluida desde la infancia y, aún así, no sentirse necesariamente bilingüe: esto sucede, por ejemplo, cuando no se vive en el país donde se habla esa lengua y, por consecuencia, donde no se viven las influencias culturales, humorísticas o sociales.
Asimismo, se podría decir que el bilingüismo se consigue cuando se supera la frustración típica de las primeras fases del aprendizaje de un idioma y uno se siente preparado para expresarse sin ningún tipo de bloqueo. En este vídeo hemos intentado explorar esta percepción partiendo de una base común: el bilingüismo está sobre todo presente en niños que han sido educados en dos idiomas maternos distintos y que son capaces de pasar de uno a otro de forma natural.
La pregunta que queda en el aire entonces es: ¿cuáles son las particularidades del cerebro bilingüe?

2. El cerebro bilingüe

Mundo y lenguaje

Un idioma viene definido por un conjunto de sonidos o como un código que sirve para comunicarse y que representa nuestro primer vínculo con el mundo. El recién nacido que grita y llora al llegar al mundo lo hace para expresarse y llamar la atención. Las palabras, la sintaxis, la gramática, todo eso llega más adelante y contribuyen a construir nuestro universo mental que ayuda a estructurar el modo en el cual percibimos al mundo. Un bilingüe puede hacer uso de dos sistemas de referencias lingüísticas para describir una sensación o expresar una idea. Por mucho tiempo se pensó que esto podría llevar a confusiones, sobre todo entre los niños de más tierna edad. Después del 1962, gracias a un estudio de Pearl y Lambert sobre la relación entre el bilingüismo y la inteligencia, la tendencia científica cambió su rumbo. En los últimos decenios, varios estudios han subrayado la existencia de una “conciencia metalingüística”, esto es, una actitud predominante entre las personas bilingües a resolver enigmas cognitivos sin pasar por el lenguaje: como si, enfrentándose a una ecuación matemática, un bilingüe tuviera más capacidad para resolverla.

A cada uno su camino

Imaginemos que la lengua sea un camino que atraviesa aquello que vemos, pensamos y expresamos: la sintaxis representa el itinerario, la gramática el medio de transporte y las palabras los puntos de referencia que marcan las diferentes etapas. ¿Qué es lo que pasa cuando hay dos puntos de referencia en vez de uno solo? Que entonces podremos elegir entre “pain” o “Brot” (pan). El ejemplo puede resultar facilón pero, como ahora veremos, las dos palabras no evocan la misma imagen: por un lado, “pain”, la baguette crujiente, caliente, dorada y para tomar con queso, por el otro, el “Brot”, un pan oscuro y con semillas, compacto y muy nutritivo. Ambas palabras no pertenecen a la misma imaginación, no evocan los mismos recuerdos, las mismas emociones o los mismos códigos sociales. En otras palabras, pertenecen a dos contextos diferentes. Los bilingües pueden entonces escoger la palabra “pan” que deseen para su comida, y con ella, un paisaje único. Para que se entienda mejor, podríamos comparar el bilingüismo con la sinestesia, la figura retórica que indica la fusión entre dos o más sentidos como la vista y el oído. Por ejemplo, la sinestesia hace posible ver literalmente la música en diferentes colores. Gracias a ella, la descripción de los sonidos puede estar enriquecida de imágenes y metáforas. Sobre este principio de asociaciones múltiples se fundan muchas poesías y expresiones lingüísticas, como por ejemplo la clásica oposición entre los colores cálidos y los colores fríos. Cuanto más aumentan las conexiones, más posibilidades tiene el cerebro de considerar un objeto y describirlo con palabras. La ciencia habla de “flexibilidad cognitiva”, una habilidad que hace referencia al pensamiento creativo y que está especialmente desarrollada en las personas bilingües.

3. Lenguaje y creatividad

Nunca es tarde para aprender una lengua nueva

Solamente un 13 % de los países de las Naciones Unidas es monolingüe. Pero si no estamos entre los afortunados que tuvieron la oportunidad de crecer en un entorno multilingüe o de haber aprendido dos lenguas a la vez desde la más tierna infancia, ¡no hay que desesperarse! Nunca es demasiado tarde: aprender un idioma nuevo es como empezar a practicar un deporte que mantiene despierto y activo el cerebro, que estimula las conexiones neuronales y que hace que nos sintamos jóvenes de espíritu. Además, el “paisaje” mental del que hablábamos se ampliará tanto como las ganas invertidas en aprender un nuevo idioma: cada idioma expresa conceptos y emociones de formas diferentes.

Liberar al artista que llevamos dentro

Algunas personas reconocen que el haber aprendido una nueva lengua les ha permitido sentirse más seguros de ellos mismos, más abiertos, más tolerantes y más creativos. El hecho de poder encontrar un modo alternativo de decir las cosas, de expresar un concepto cuando la palabra que queremos decir la tenemos en la punta de la lengua, ¡puede dar lugar a creaciones fantásticas y muy originales!

¡Mejora tu actividad cerebral aprendiendo un segundo idioma!

SEMANA 25 - TECNOLOGÍA.




 | 2016/08/25 21:37

¿Colombia está preparada para la nueva economía digital?

Los expertos debatieron el impacto en el país de la cuarta revolución industrial. ¿A qué se enfrentan los empresarios?
 David Luna dijo que es un error seguir pensando que los productos físicos nada tienen que ver con la digitalización. Foto: Pixabay

El mundo comienza a adaptarse a un concepto complejo y retador. Se trata de la cuarta revolución industrial, un cambio disruptivo en todas las industrias donde la tecnología dejó de ser un valor marginal para convertirse en el corazón del negocio.
De acuerdo con estimaciones de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), la digitalización ha contribuido con el 6,12 % del crecimiento del PIB en Colombia, entre el 2005 y el 2013. Esa dinámica establece nuevos desafíos para la economía del país y, por supuesto, para la definición de política pública y regulatoria en materia de telecomunicaciones.
Precisamente el gobierno Santos se ha movido en la dirección correcta para afrontar el reto de la economía digital. El ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Min TIC), David Luna, encabezó el Foro ‘Economía Digital’, en el que expertos nacionales y extranjeros discutieron sobre los retos y las oportunidades de este sector, que podría aportar hasta el 5 % al PIB del país para el 2018.
El jefe de la Cartera TIC destacó que Colombia está avanzando en el camino correcto hacia esta nueva economía. Sin embargo, dijo que es un error seguir pensando que los productos físicos nada tienen que ver con la digitalización, pues todos los sectores pueden tener mejores condiciones si adoptan la tecnología.
En el mismo sentido, Hugo Santana, de Microsoft, explica que la transformación digital debe dejar de ser vista como un proceso del futuro y empezar a ser entendida por todos los sectores de la economía nacional como un suceso que está ocurriendo en el presente.
Arun Sundararajan, gurú en Economía Colaborativa, explica que el capitalismo de multitudes no se reduce a unas pocas aplicaciones, sino que es un cambio en el modelo económico y su impacto en el crecimiento de los países será positivo.
“La economía colaborativa es algo que la sociedad y los formuladores de política tienen que aceptar porque el efecto neto es positivo y se basa en la eficiencia en el uso de los productos, lo que se traduce en productividad y en un aumento de la variedad, pues así la gente consume más”, indicó el profesor de la Escuela de Negocios adscrita a la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) Leonard N. Stern.
En cuanto a la regulación, el experto indicó que debe cambiar para adaptarse a la nueva realidad económica. “Estas plataformas van a inventar una forma de regularse ellas mismas, así que los gobiernos tienen que ser proactivos y pragmáticos, y adelantarse a ese proceso”.
Por su parte, Michael Beckerman, presidente y CEO de la Asociación de Internet, señaló que la ventaja es que su sector toca cada aspecto de la economía por fuera de internet, desde transporte hasta agricultura. “El reto que tenemos al llegar a nuevos mercados es que hay regulaciones de los años 1960 y 1970, de antes de que naciera internet, que deben ser cambiadas, así mismo, hay otros actores que no les gusta la llegada de competencia”.

lunes, 22 de agosto de 2016

SEMANA 24 - EDUCACIÓN.


 | 2016/02/29 07:00

“Muchos jóvenes no tienen idea de lo que el inglés puede hacer por sus vidas”

El profesor Rod Ellis, experto en lingüística de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, habló con Semana Educación sobre por qué en Colombia ha sido tan difícil aprender inglés.
 El profesor Ellis sostiene que para hablar dos idiomas o más, se necesita disciplina y determinación más que todo. Foto: Youtube

Semana Educación
SEMANA EDUCACIÓN: ¿Por qué en Colombia no hablamos inglés? Rod Ellis: Bueno, eso no es del todo cierto. Algunas personas que me he cruzado durante mi estadía hablan inglés. Es obvio que mucha gente en la calle no lo habla, pero puedo decir que una gran cuota lo hace y muy bien. Lo que puede pasar es que Bogotá no es un gran destino turístico en el país y por eso la población no ha sentido la necesidad de aprenderlo. Por ejemplo, en la costa Caribe llegan más turistas internacionales y allí la necesidad de hablar inglés se siente. Estoy seguro de que es más fácil encontrar más personas que hablen inglés en la costa que en Bogotá.
S.E.: Sin embargo, hay personas en el país que consideran que no es importante hablar inglés, ¿Cree que es un problema de mentalidad o del Estado por no diseñar mejores sistemas de aprendizaje de esta lengua?R.E.: El inglés es la lengua global y le sirve a mucha gente que viaja por todo el mundo para comunicarse sin ningún problema, casi como una “lingua franca”. No tengo una clara imagen de lo que pasa en Colombia, si el problema es por la mentalidad de la población o del Estado que no ha diseñado una clara estrategia para diseñar un sistema eficiente en la enseñanza del inglés. Sin embargo, he notado que en el país la mayoría de inmigrantes que llegan vienen de países que hablan español. Por eso es notorio que desde la tradición no se sienta tanto la necesidad de hablarlo. Quienes vienen a vivir aquí se adaptan, para mí eso no es un problema, pero si uno es un cliente que llega a Colombia y sólo habla inglés tendrá serios inconvenientes para hacerse entender. 
S.E.: ¿Cuáles deben ser las estrategias para implementar el aprendizaje de una segunda lengua en Colombia? R.E.: Aprender bien otro idioma toma mucho tiempo. No es algo que se pueda hacer en un par de horas a la semana, se debe trabajar muy duro para llegar a ser una persona competente en el idioma que se desea aprender. De lo que tengo entendido, en las escuelas de educación media solo hay de tres a cuatrohoras por semana para aprender inglés. No creo que sea posible desarrollar un conocimiento de la lengua que sea fluido con tan solo un acceso de 6 horas a la semana, y mucho menos si no se dejan tareas. Aprender un idioma en el colegio no es como aprender las reglas en matemática; jamás bastará con saber las reglas gramaticales, hay que vivirlo. Para mí, la única manera para incrementar el nivel de inglés es con actividades que se desarrollen fuera del salón de clases.
S.E.: ¿Qué sugeriría usted para que en Colombia se hable más y mejor inglés? R.E.: Para poder aprender un idioma bien hay que estar constantemente expuesto a esa lengua, no bastan, como lo dije anteriormente, con 6 horas por semana en el colegio. Ver inglés como si se tratara de una materia más en el colegio hace que los jóvenes se gradúen sin confianza y sin habilidades para que puedan desenvolver de una manera adecuada lo que medianamente aprendieron. Lo que se necesita es que se desarrolle un programa con más tareas y actividades en casa para que los estudiantes estén más tiempo expuestos al inglés fuera del salón de clases. Y ciertamente hoy en día es muy fácil estar expuesto a este idioma gracias a la tecnología: hay un mayor acceso a internet, sitios web especializados, películas, libros y juegos de video para estar en contacto con el inglés. 
S.E.: Pero, ¿Cómo motivar a los colombianos para que estudien inglés?R.E.: Uno de los factores claves para aprender una lengua extranjera es la motivación. Si la gente aprende inglés con un propósito claro para su vida y mira hacia el futuro qué quiere lograr con este aprendizaje, claramente llegará a un buen dominio de la lengua gracias a esta motivación. Muchos jóvenes no tienen idea de lo que el inglés puede hacer por sus vidas, existen mayores posibilidades de conseguir un trabajo. Es cierto que el país podría beneficiarse económicamente si hay una mayor cantidad de personas que hablen inglés, pero si el individuo como tal no se empeña por su propia cuenta y no ve que este idioma puede traer consigo grandes beneficios, no se esforzará de verdad, he ahí la determinación de hablar una segunda lengua. El inglés será necesario para trabajar, para viajar y un sinfín de actividades, por eso es importante hablarlo, incluso si vas a Alemania o Francia, seguramente con el inglés te comunicarás sin ningún problema. 
S.E.: ¿Cómo fue su experiencia de profesor enseñando una segunda lengua y cómo aplicar su conocimiento en Colombia? R.E.: Bueno, Colombia y Nueva Zelanda tienen los mismos problemas cuando se habla de aprender un segundo idioma. Allá no es obligatorio aprender las lenguas que son minoría y en el currículo de los colegios no es obligatorio aprender una segunda lengua. Si hablas inglés tienes todo resuelto. Algo muy parecido pasa en Colombia, pues si hablas español puedes vivir cómodamente sin tener que aprender un segundo idioma. El tema con Nueva Zelanda es complicado porque la lengua oficial es el inglés y si un neozelandés viaja al exterior fácilmente encontrará alguien que hable su idioma porque el inglés es una lengua global. El segundo idioma en el país es el Maorí, muy pocas personas lo hablan, incluso quienes lo saben hablan muy poco, a pesar de que exista un canal de televisión que transmite completamente sus programas y noticias en Maorí. Lo fundamental con esas herramientas es motivar a los estudiantes para que se lancen a vivir una segunda lengua y vean los beneficios que esto puede llevar saber. Si en Colombia hicieran eso y el esfuerzo y determinación por parte de la población aumentara, las cifras de bilingüismo serían más altas. 
PARA EL DEBATE 

domingo, 21 de agosto de 2016

SEMANA 24 - TECNOLOGÍA.


Cómo Google hace sus búsquedas en internet

Cada segundo de cada día, un promedio de 40.000 personas están introduciendo una pregunta en Google. Investigamos cómo hace el motor de búsqueda para responder las preguntas.
 Google también toma en cuenta tu ubicación geográfica. Foto: Pixabay

BBC
Después de que los estudiantes Larry Page y Sergey Brin se conocieron en 1995, tuvieron la audaz ambición de "organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil".
Y han sido fenomenalmente exitosos.
La marca que crearon en un garaje de California, Google, se ha convertido en el vehículo para navegar y buscar información en la web por excelencia.
Se trata de una organización global con más de 70 oficinas en más de 40 países.
La compañía usa el 0,01% del suministro eléctrico mundial al poner en funcionamiento las redes de computadoras más extensas que combinan más de un millón de servidores.
Cada segundo de cada día, un promedio de 40.000 personas están escribiendo preguntas en el motor de búsqueda de Google.
Maneja más de 100.000 millones de búsquedas al mes.
¿Qué pasa detrás de bambalinas cuando escribes una pregunta?
Como una araña
Haz clic en este gráfico para ver cómo se ejecuta tu búsqueda:
Índice de búsqueda
Google mantiene un índice de la web, el cual se compone de más de mil millones de gigabytes de información y que su compilación ha llevado más de un millón de horas de computación. Contiene más de un billón de páginas web y algunas estimaciones elevan el número a 30 billones.
Con una tecnología de distribución de vanguardia, la mayor parte desarrollada por ingenieros de Google, la información es recuperada por un usuario en un instante.
Eso tiene que ser procesado y almacenado en alguna parte. Cuando estás en un sitio de Google, estás accediendo a una de las redes de servidores más extensas en el mundo.
El índice de Google no es exhaustivo. Algunas partes de la web son imposibles de descubrir a través de motores de búsqueda. Se trata de la web profunda.
Esa profundidad incluye páginas como las bases de datos de usuarios o los detalles de tu cuenta bancaria y es mucho más grande que la web a la que se puede acceder. También incluye la web oscura, sitios encriptados que no son accesibles a través de navegadores estándares.
Arañas
Las arañas de Google (o agentes de búsqueda) son fragmentos de códigos que descubren y enlistan el contenido de la web. Debido a que la web está cambiando constantemente, el índice de Google tiene que ser continuamente actualizado.
Las arañas de Google dependen de una característica clave de la web: la habilidad de incluir vínculos a otras páginas. Un agente sigue los enlaces de una lista de vínculos URL cuidadosamente seleccionados, agrupa las páginas web que encuentra y añade cualquier vínculo URL nuevo que descubre a la lista de enlaces a rastrear. Esa actividad se sigue ejecutando hasta que se cubre, tanto como es posible, la web y luego empieza todo el proceso de nuevo.
Los sitios más grandes y más populares con muchos contenidos nuevos son rastreados con más frecuencia que los menos sitios menos populares. Por eso Google puede estar al tanto de noticias de última hora, incluso aunque no enlista cada página de la web todos los días.
Motor de búsqueda
El motor de búsqueda se encuentra en el corazón de cómo funciona Google. Es el algoritmo que te vincula con el índice de la web de Google.
El motor primero recupera la información sobre contenido web potencialmente relevante que coincide con tu búsqueda.
Seguidamente usa un complejo algoritmo para determinar en qué orden esos resultados deberían desplegarse.
El algoritmo de posicionamiento de Google es un principio central de su éxito. Eso les permite a los usuarios encontrar páginas altamente relevantes a la búsqueda.
Tu navegador
Cuando presionas “buscar” podría dar la impresión de que estás buscando en toda la World Wide Web. Sin embargo, lo que realmente estás explorando es el índice de la web de Google.
Tu computadora habla directamente con uno o más servidores en los centros de información de Google, el cual contiene una base de datos gigante del contenido mundial de la web.
Al principio, la única forma de investigar en Google era visitando la página web de Google. Ahora, los navegadores y aplicaciones telefónicas tienen el buscador de Google instalado.
La web
La World Wide Web consiste en muchos trillones de páginas web. Eso es significativamente más que el número de neuronas en tu cerebro.
Los motores de búsqueda son a la vez una puerta de entrada a la web y una parte constituyente de la web. Ellos hacen la web inteligible, permitiendo que recuperes la información desde una fuente que de otra forma sería tan inmensa como extremadamente difícil de usar.
La parte ingeniosa: clasificando tus resultados
Existen al menos 200 variables diferentes que Google sopesa cada vez que buscamos algo.
Los detalles exactos del algoritmo de clasificación de Google son un secreto, pero incluye varios componentes varios componentes centrales.
1. Rango de la página
Google clasifica las páginas web al analizar qué otras páginas web se vinculan con ella.
Le asigna una puntuación a cada página en base al número de enlaces que ha adquirido y ve cada enlace como un voto. Pero no todos los votos tienen el mismo valor. Un enlace de una página relevante que es en sí misma una página con una alta puntuación de rango de página es más valorado que un vínculo de una página con una puntuación de rango de página bajo.
2. Relevancia y calidad de contenido
Google modela matemáticamente las palabras de una página web.
Juzga la relevancia de una página web tomando en cuenta tu búsqueda al contar el número de ocurrencias de las palabras de búsqueda (y sinónimos o variaciones) en la página.
Mayor importancia se le da a las palabras clave en partes importantes del texto, como el título de la página.
Google también considera la rareza de esas palabras claves: si el término de búsqueda no es ampliamente usado en la web, es incluso más probable que las páginas que contienen esas palabras aparezcan primero.
Algunas palabras, como "el" o "y", están presentes con más frecuencia que otras y no son particularmente útiles a la hora de discernir la relevancia de una página en una determinada búsqueda.
Como resultado, Google les da a esas palabras mucho menos importancia. Google también busca señales de calidad como la longitud de un contenido y si se ha duplicado a partir de otro texto.
3. Contexto de usuario
Google toma en cuenta el contexto de tu búsqueda.
Si buscas "restaurantes" en México es más probable que Google despliegue los resultados de páginas mexicanas porque es más probable que te sean más útiles que las páginas de restaurantes en Brasil o en Estados Unidos.
Google también toma en cuenta el dispositivo que estás usando.
Los usuarios de teléfonos inteligentes podrían querer información de restaurantes más cercanos a su ubicación física inmediata que los usuarios de computadoras personales.
Google también puede acceder a tu propio historial de búsqueda y a tu comportamiento en internet, ofreciéndote resultados personalizados.
Y como bien dice Jack Menzel, director de gestión de producto de Google, "al entender las relaciones entre las cosas, Google puede hacer un mejor trabajo a la hora de comprender lo que exactamente estás buscando".
4. Luchando contra el spam
El tráfico de la web es un negocio inmenso.
Incluso desde que Google comenzó, la gente ha intentado engañar al sistema para situarse en posiciones altas. Webmaster han intentado de todo, desde llenar sus páginas con términos de búsqueda populares hasta comprar enlaces que lleven a sus vínculos para incrementar su rango de página.
Por eso, los motores de búsquedas tratan de filtrar este tipo de spam al perfeccionar sus algoritmos.

lunes, 15 de agosto de 2016

SEMANA 23 - EDUCACIÓN.


Las siete claves para hacer una presentación efectiva

Semana Educación le explica cuáles son los tips para fortalecer su capacidad de hablar al frente de un público.
 Pedro Medina es especialista en Presentaciones Efectivas y es quien dicta el mismo curso con Dinero Mentor. Foto: Archivo Semana

Hablar en público es mucho más que una situación estresante, se convierte inclusive en lo que se conoce como ‘glosofobia’. Los síntomas son generales, y lo peor, evidentes: las manos sudan, el rostro se le enrojece, tartamudea, tiembla y se enreda a la hora de hablar. Tener miedo es algo inherente a la condición humana. Es además una emoción necesaria: es un mecanismo de defensa que ayuda a ser prevenido y cuidadoso para tomar una decisión. Pero al tiempo se puede convertir en un problema que impide realizar cosas importantes.

En los colegios, es frecuente que los estudiantes haganexposiciones de trabajos al frente de todos sus compañeros. Unos se muestran más seguros que otros, pero al fin y al cabo, todos pasan por esa misma situación. El problema es que no hay una preparación previa. En otras palabras: se “lanza al agua” al estudiante “sin saber nadar” y se le obliga a que afronte la situación como pueda.

A algunos esa experiencia traumática los marca de por vida, con secuelas que llegan hasta la edad adulta. Pero es importante enfrentarlo porque para expresar ideas, proyectos, rendición de cuentas, entre otras, es común recurrir a las presentaciones al frente de un público.

Los síntomas que reflejan las personas con glosofofia y la percepción que se genera en los espectadores por este motivo, es falta de conocimiento. Eso es grave en el ámbito profesional. Se entiende que si un profesional está parado ante un público es porque conoce de lo que está hablando.

Semana Educación consultó a Pedro Medina, empresario fundador de McDonald´s en Colombia. Estudió en Harvard metodologías para construir capital social en Colombia y es el actual presidente de la Fundación Yo Creo en Colombia. Es, además, un reconocido asesor empresarial y experto del curso de Dinero Mentor ‘Presentaciones efectivas’.

Medina expuso las siete claves principales para desarrollar un mensaje poderoso y hacer una  presentación efectiva.

Las siete claves

1. Arrancar y terminar fuerte. Piense como enganchar desde el comienzo. Las personas que vienen a oírle llegan con problemas y pensamientos, ilusiones. Al presentar, tiene una oportunidad de oro de enganchar desde el principio.

2. Saber que las partes teóricas no pueden ser tan largas. A veces el concepto puede ser solo una frase. Es importante tener historias para soportar la teoría. Las historias entretienen pero en exceso no dejan un mensaje claro. Tenga en cuenta que cada uno aprende de una forma diferente.

3. El objetivo es llegarle a todos. No solo pararse y estar ahí. Piense como acercarse a su auditorio. En la medida en que usted se muestre como una persona accesible y humana, la audiencia se acerca más a usted.

4.  Cree material constantemente, con lo que vive, con lo que observa, lo que le cuentan los demás. Esté atento y alerta todo el tiempo de lo que ocurre en su vida. Así mantendrá fresco su mensaje.

5. Busque generar asombro. Encuentre cosas realmente valiosas para las personas. Para esto corra riesgos, haga algo diferente, deje salir el niño que lleva dentro. Sea auténtico, juguetón, desprevenido, irreverente...

6. Hile las historias, la teoría, los datos, las dinámicas y el humor.

7. Deje unos aprendizajes claros y haga un llamado a la acción.

SEMANA 23 - CIENCIAS.


¿Por qué no nos acordamos de cuando éramos bebés?

La amnesia infantil, o los vacíos en la memoria, han sido uno de los misterios que más ha ocupado a expertos durante siglos. Incluso fue una de las obsesiones de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis.
 ¿Por qué no nos acordamos de cuando éramos bebés?

BBC
Sales a almorzar con alguien a quien conoces desde hace años. Con esa persona con quien compartiste fiestas, cumpleaños, visitas a parques y tu helado favorito; incluso unas vacaciones. O así te cuentan.
¿Por qué tú no eres capaz de recordar nada de eso?
Ni el momento más importante de nuestra vida —el día en que nacemos— ni nuestros primeros pasos, nuestras primeras palabras o el jardín de infancia; la mayoría de nosotros no recordamos nada de los primeros años de vida. Y si tenemos recuerdos, estos tienden a ser escasos y distantes entre sí.
Estos vacíos mentales han frustrado a padres y desconcertado a psicólogos, neurocientíficos y lingüistas durante décadas. Hasta obsesionaron al padre del piscoanálisis, Sigmund Freud —autor de la expresión "amnesia infantil"— hace más de 100 años.
Analizarlos plantea varios interrogantes: ¿Nuestros primeros recuerdos son de algo que ocurrió o nos lo inventamos? ¿Podemos recordar eventos antes de tener las palabras para describirlos? ¿Es posible recuperar nuestros recuerdos perdidos?
Parte del rompecabezas tiene que ver con el hecho de que los bebés son como esponjas a la hora de absorber nueva información: crean 700 conexiones neuronales por segundo y tienen unas habilidades para aprender nuevos idiomas que pueden matar de envidia al mejor políglota.
La marcada curva del olvido
Las últimas investigaciones indican que comenzamos a entrenar nuestras mentes dentro del útero.
Pero, incluso de adultos, perdemos información con el tiempo si no hacemos nada para retenerla.
Una explicación es que la amnesia infantil es resultado del proceso natural de olvidar las cosas, el cual experimentamos a lo largo de nuestra vida.
En el siglo XIX, el psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus realizó una serie de experimentos para probar los límites de la memoria humana.
Inventó las "sílabas sin sentido" —palabras creadas con letras al azar— y se dedicó a intentar memorizar miles de ellas.
Su curva del olvido ilustra el rápido declive de nuestra capacidad para recordar lo que aprendemos: nuestros cerebros desechan la mitad de toda la información nueva en una hora.
En 30 días, retenemos tan sólo entre el 2% y el 3%.
Lo que Ebbinghaus descubrió fue que la manera en la que olvidamos es completamente predecible.
Más egocéntricos, más recuerdos
En la década de 1980, los científicos descubrieron que recordamos menos cosas de las que cabría esperar desde que nacemos hasta que cumplimos los 6 o 7 años.
Pero esto no le ocurre a todo el mundo.
Algunas personas pueden recordar cosas de cuando tenían 2 años, pero otras no recuerdan nada de lo que les pasó hasta que cumplieron 7 u 8 años.
También hay diferencias según el país; la formación de los primeros recuerdos puede variar, de promedio, hasta dos años.
La psicóloga Qi Wang, de la Universidad de Conrell, EE.UU., recopiló cientos de recuerdos de estudiantes chinos y estadounidenses.
Tal y como predijeron los estereotipos nacionales, los recuerdos de los estadounidenses fueron más largos, elaborados y visiblemente egocéntricos.
Sin embargo, los de los estudiantes chinos fueron más breves y concretos. Y, en promedio, comenzaron seis meses más tarde.
Este patrón está respaldado por numerosos estudios: quienes tienen recuerdos más elaborados y egocéntricos suelen recordarlos más fácilmente.
"Es la diferencia entre pensar ‘Siempre hay tigres en el zoológico‘ y ‘Vi tigres en el zoológico y, aunque tuve miedo, me divertí mucho‘", dice Robyn Fivush, psicóloga en la Universidad de Emory, EE.UU.
El primer recuerdo de Wang es haciendo senderismo en China, junto a su madre y su hermana. Tenía unos seis años. Pero hasta que se mudó a Estados Unidos, nadie le había preguntado por eso.
"En las culturas orientales, los recuerdos de la infancia no son importantes", dice Wang.

"Si la sociedad te dice que esos recuerdos son importantes para ti, te aferras a ellos", añade.
Por ejemplo, la cultura de los maoríes neozelandeses hace mucho énfasis en el pasado. Y muchos pueden recordar eventos que les ocurrieron cuando tenían poco más de 2 años.
El paciente H. M.
La cultura también puede determinar la manera en la que hablamos sobre nuestros recuerdos.
"El lenguaje nos ayuda a estructurar y organizar nuestros recuerdos. Eso es una narrativa. Al crear una historia, la experiencia es más fácil de recordar por más tiempo", dice Fivush.
Pero otros psicólogos se muestran escépticos. No hay diferencia entre entre los niños que nacen sordos y crecen sin lenguaje de signos en los registros de sus primeros recuerdos, por ejemplo.
Esto conduce a la teoría de que si no tenemos recuerdos de nuestros primeros años de vida es porque nuestros cerebros no habían desarrollado ese sistema.
Esa teoría se debe al hombre más famoso en la historia de la neurociencia: el paciente H.M.
Luego de que una fallida operación para curar su epilepsia dañara su hipocampo, H. M. fue incapaz de recordar ningún suceso reciente.
"El hipocampo es el centro de nuestra capacidad para aprender y recordar", explica Jeffrey Fagen, quien estudia la memoria y el aprendizaje en St John‘s University, EE.UU.
Pero H. M. podía, sin embargo, recordar otro tipo de información, al igual que los bebés.
"En los bebés y en los niños el hipocampo está muy poco desarrollado", dice Fagen.
Entonces, ¿es el subdesarrollo del hipocampo lo que hizo que perdieramos nuestros recuerdos a largo plazo, o es que estos nunca se llegaron a formar?
"Los recuerdos están, probablemente, almacenados en un lugar que ahora nos resulta inaccesible, pero eso es muy difícil de demostrar empíricamente", sostiene Fagen.
Recuerdos "sembrados"
Elizabeth Loftus, psicóloga de la Universidad de California, EE.UU., dice que "la gente puede visualizarlas eventos que no ha vivido; así, se convierten en recuerdos".
Loftus lo vivió carne propia.
Su madre se ahogó en una piscina cuando ella tenía 16 años. Un familiar le convenció de que ella había descubierto su cuerpo flotando en el agua y lo "recordó" hasta que, una semana más tarde, ese mismo familiar le explicó que en realidad no fue así, que lo encontró otra persona.
Pero a nadie le gusta que le digan que sus recuerdos no son reales. Para convencer a los escépticos, Loftus necesitaba pruebas.
Por eso eligió a un grupo de voluntarios para un estudio y les "sembró" unos recuerdos ella misma.
Les contó una elaborada mentira sobre un episodio traumático en un centro comercial, cuando se perdieron antes de ser rescatados por una amable mujer y reunidos con su familia.
"Les contamos a los participantes que nos lo habían dicho sus madres", explica la psicóloga.
Cerca de un tercio de las víctimas cayó en la trampa y algunos, aparentemente, recordaban el suceso con todo detalle.
A menudo confiamos más en nuestros recuerdos imaginarios que en hechos reales.
Tal vez el mayor misterio no es por qué no podemos recordar nuestra infancia, sino si realmente podemos confiar en lo que recordamos.

lunes, 8 de agosto de 2016

SEMANA 22 - TECNOLOGÍA.


 | 2016/08/07 19:17

Redes sociales: la clave del plebiscito

El Gobierno tendrá la difícil tarea de manejar la violencia conceptual que atraviesa redes como Facebook y Twitter para ganar la confianza de los votantes.
 Redes sociales: la clave del plebiscito Foto: Ilustración de Jorge Restrepo / SEMANA

Reza el ya viejo adagio: “para los usuarios todo lo que pasa en internet es verdad”. Y si alguien ha tenido que combatir este extraño paradigma es el gobierno de Juan Manuel Santos. La explosión de las redes sociales y su impacto en la agenda diaria de los colombianos es cada vez más notorio y relevante; ahora con la pugna electoral en el plebiscito estas plataformas serán claves.
Para el oficialismo (no importa el país), las redes sociales son un campo minado, mientras que la para la oposición Facebook y sobre todo Twitter es un campo fructífero para alcanzar más y más personas con consignas muchas veces hiperbólicas que terminan diseminándose mucho más rápido entre los usuarios.
Así que el campo de batalla es desigual para las partes, por lo que desde el gobierno tendrán que diagramar una hoja de ruta compleja de desarrollar, pero sencilla de masificar.
El plebiscito, en el escenario de las redes sociales, tiene varias particularidades. En primer término, está el apasionamiento que despierta el tema del proceso de paz y de fondo el conflicto armado en Colombia. Las posiciones son extremas y dejan poco resquicio a los argumentos o la conversación. Los interlocutores no buscan generar una conversación, usualmente buscan espetar su razonamiento a la espera de dos cosas: apoyo o discusión cerrada y agresiva.
La siguiente particularidad que se puede desprender del plebiscito en las redes sociales es la hipérbole y las mentiras verdaderas. En internet las fotos falsas, los montajes, las noticias mentirosas y las campañas de usuarios piratas se convirtieron en parte del paisaje. “Internet es un instrumento peligroso. Con internet no sabes quién está hablando. Usted es periodista, yo soy profesor de universidad, y si accedemos a una determinada página web podemos saber que está escrita por un loco, pero un chico no sabe si dice la verdad o si es mentira”, afirmó Eco.
El escritor agregó que esta realidad que viven los usuarios día a día “es un problema muy grave, que aún no está solucionado. La materia prima debería ser cómo filtrar las informaciones, pero ningún profesor es capaz de enseñar eso”.
En su momento, SEMANA había consultado a Pablo Jacobsen, un asesor de comunicaciones digitales que lleva años estudiando la evolución de las redes en el país, está de acuerdo con Anderson.
Para él, al ser “solo una herramienta” Twitter depende de quién y cómo lo use. Considera que, “en un país de apasionamientos”, la red social se ha convertido en un “medio de desahogo” y “en un motor del fanatismo”.
Y tiene razón: estudios de comportamiento concluyen que algunas personas tienden a ser más activas en el mundo digital que en el físico y que en las redes sociales tienden a ser más virulentas cuando sienten afinidad con algún debate.
El tema es que, en Colombia, como en otras partes, Twitter se ha convertido cada vez más en un lugar muy oscuro donde los desadaptados, siguiendo intereses de todo tipo, insultan, calumnian y hasta cometen delitos como la estafa. Cada vez más esa buena herramienta está siendo acorralada por un maremágnum de agendas de sujetos atrincherados en sus odios, muchos de ellos encapuchados en troles y alias para mantenerse en la oscuridad.
¿Qué hacer?
Lo primero es entender que tanto el mensaje oficial, como el opositor son válidos. El plebiscito, por ser un mecanismo de refrendación, puede abrir las puertas para que dos posiciones distantes expongan sus puntos y preocupaciones de forma abierta, pero con la intensión de construir y no simplemente de combatir, como viene ocurriendo hasta el momento.
Tanto para los promotores del ‘Sí’, como para lo que se mueven por el ‘No’, las redes sociales serán un escenario clave para exponer sus posiciones y llegar a un número de personas más amplio que en cualquier otra contienda electoral. Lo que no se puede promover es el enfrentamiento y las mentiras virales, que a la postre ensucian el debate y lo alejan de su importancia histórica.
La oposición, liderada por Álvaro Uribe que ha demostrado ser un maestro en el manejo de las plataformas sociales, parte con ventaja en esta carrera. La disciplina de sus alfiles, los mensajes contundentes y la facilidad de divulgación son las virtudes que han sabido aprovechar para promover una de las oposiciones más activas de las que el país y las propias redes tengan memoria.
Sin embargo, los promotores del ‘No’ también tendrán que cuidarse de promover falsedades, (aprovechando la pereza cognitiva de miles de usuarios), evitar los fotomontajes, la promoción de noticias o imágenes trucadas, para dar señales negativas sobre un proceso electoral que debe ser ganado con justicia en todas las arenas.
Desde el Gobierno, la tarea será dos veces más difícil. Para el Estado, la tarea de promover verdades incomodas no es sencillo en un entorno agresivo como Twitter o Facebook, por lo que analistas sociales coinciden en que la Administración debe, en primer término, tener una estrategia clara que se valga de todos los recursos multimedia a su alcance para combatir el odio y las mentiras que se propagan con facilidad en las plataformas.
Finalmente, los usuarios del común también tienen una responsabilidad. Es cierto que actualmente buena parte de la opinión pública se crea en redes sociales, mediante el modelo dómino. Así que, los colombianos con acceso a internet deben cumplir una labor casi que civica de promover una discusión bien informada, argumentada y sobre todo no creer todo lo que ven. Al final de cuentas, no todo lo que se dice en internet es verdad.