lunes, 12 de junio de 2017

SEMANA 18 - EMPRENDIMIENTO.

 | 6/10/2017 10:15:00 PM

El fantasma del 

castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la 
próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales
 de que eso suceda?
Según la Gran Encuesta Invamer de Caracol TV, Blu Radio y SEMANA, el 55,4 por ciento de los colombianos consideran que el país está en riesgo de volverse en un futuro como Venezuela. Esto dejaría entrever que el miedo al castrochavismo podría ser el tema central de la campaña presidencial de 2018. Pese a ese temor latente, pensar que la revolución bolivariana se replique en Colombia es muy poco probable, por eso vale la pena analizar cómo un tema tan insólito se ha convertido en una obsesión para la mitad del país.
Para comenzar, la realidad es que las diferencias entre los dos países no podrían ser más abismales. Venezuela ha sido una nación con una historia de inestabilidad institucional y con una riqueza descomunal basada en las reservas de petróleo más grandes del planeta. Colombia tiene mayor solidez institucional, pero sin la chequera de su vecino. Y el fenómeno del castrochavismo fue erigido con base en dos pilares: esa chequera y la popularidad de Chávez, que logró llegar al poder cabalgando sobre la crisis del sistema político y la corrupción.
Según Energy Information Administration, las reservas venezolanas de petróleo ascienden a 300.000 millones de barriles y son más que las de Arabia Saudita, Rusia o Irán y ocho veces más que las de Estados Unidos. Cuando Chávez llegó al poder, el petróleo estaba en 11 dólares por barril. Durante su gobierno ese precio llegó a superar los 100. Con una economía dependiente en un 95 por ciento de ese rubro, entre 1999 y 2014 su revolución llegó a recibir un trillón de dólares (1.000.000.000.000), una cifra astronómica de la cual, según el exministro de ese país Jorge Giordanni, el gobierno despilfarró y malversó la tercera parte (más de 300.000 millones de dólares). Sentado en esa mina de oro, Chávez pudo crear un Estado asistencialista que le permitió comprar el apoyo del pueblo, la solidaridad de los vecinos y la lealtad de las Fuerzas Armadas. Además del indudable carisma de su líder y de su cautivador discurso popular, los regalos o subsidios a los venezolanos en materia de comida, salud, educación y techo fueron la causa del éxito inicial de su revolución bolivariana.
Pensar que en Colombia se podría llegar a algo parecido es ingenuo. Al país le tocó la misma bonanza petrolera durante el gobierno de Álvaro Uribe, pero en una economía más diversificada y con una tradición de austeridad. Eso dio para crecimientos del PIB hasta del 6 por ciento anual. Pero a Maduro y a Santos les tocaron las vacas flacas, al primero con el colapso de su país y al segundo con el colapso de su imagen. En todo caso, si el socialismo del siglo XXI se sustentó en las reservas petroleras y en la popularidad del comandante, Colombia no podría estar más lejos de esa situación. Aquí no solo la economía está en peligro porque se está acabando el petróleo, sino que no hay nada más impopular que las Farc.
¿Cómo se explica, entonces, que en Colombia haya tanto miedo por el fantasma del castrochavismo? La respuesta radica en cuatro circunstancias que confluyen en la actualidad: el colapso de Venezuela, la oposición de Uribe, el odio por las Farc y las embarradas del gobierno.
Le puede interesar: Castrochavismo
La tragedia bolivariana
El mito del castrochavismo es un sinsentido en la actualidad principalmente por la dimensión del fracaso de la revolución bolivariana. Nadie en el mundo quiere ser castrochavista. La debacle del gobierno de Nicolás Maduro hace que incluso la izquierda tenga como prioridad no caer en el mismo hueco. La economía se ha contraído en un 30 por ciento en los últimos cuatro años, la inflación es la más alta del mundo, la gente se está muriendo físicamente de hambre, las farmacias no tienen medicamentos y el desabastecimiento en los almacenes llega al 80 por ciento, incluyendo el papel higiénico. Una crisis humanitaria que no se había visto. De haber sido el país más rico de América Latina antes de la llegada de Chávez, la economía venezolana hoy solo está por encima de Haití, Nicaragua y El Salvador. Caracas es hoy la ciudad más insegura del mundo, los manifestantes muertos en las calles van en 70 y el régimen de Maduro está en estado terminal. El experimento chavista se ha convertido para todo el espectro ideológico político en el caso piloto de lo que no se debe hacer.
El factor Uribe
De las cuatro razones por las cuales el castrochavismo es una preocupación en la actualidad, la que más peso tiene es quizá la oposición del expresidente Álvaro Uribe. De por sí fue él quien se inventó el término castrochavismo, que como instrumento de marketing político ha sido muy efectivo. El 30 por ciento del país sigue al expresidente y le cree lo que diga. Sea verdad o no, no importa. Su permanente martilleo con la supuesta amenaza castrochavista ha creado un imaginario que se convirtió en un tema de discusión de política nacional. El proceso de paz y la polarización han sido un terreno abonado para desatar el pánico de la ‘venezolanización’ de Colombia. Y el hecho de que solo falta un año para las elecciones presidenciales le ha permitido a la oposición enarbolar esa bandera electoral, que aunque poco real es muy efectiva. Se podría decir que el uribismo ha tenido una exitosa precampaña con la instrumentalización del miedo.
Le recomendamos leer: Uribismo radicaliza su discurso
El odio por las Farc
El miedo mueve más que la esperanza y no solo los uribistas les temen a las Farc. El eje de ese temor es la participación en política de la guerrilla y el riesgo que esto pueda entrañar para el modelo económico y la propiedad privada. Eso es lo que entienden por castrochavismo no solo los empresarios, sino también los colombianos de a pie. Y este sentimiento ha sido exacerbado por las declaraciones arrogantes de algunos líderes de las Farc, la demora en el desarme y el manejo que esa guerrilla le quiere dar a su fortuna.
El mundo ha cambiado y para la gente hoy es muy difícil aceptar que los responsables de delitos atroces no solo estén circulando como Pedro por su casa por todo el país, sino que entren a ser protagonistas de la vida nacional y no paguen un día de cárcel. Todos los procesos de paz de la historia han incluido impunidad y participación en política y eso el país lo asumió sin problema –y hasta con entusiasmo– en los casos del M-19, el Quintín Lame y el EPL en los años noventa. Sin embargo, la combinación del odio por las Farc y el sistemático trabajo de desprestigio del proceso de paz por parte del uribismo han hecho que las concesiones, que eran aceptables en el pasado, hoy sean consideradas un atropello y un riesgo.
Embarradas del gobierno
Algunos errores del gobierno tampoco han ayudado a tranquilizar a los colombianos asustados. Ha habido descuido en la elaboración de algunas normas que dan pie para hacer interpretaciones extremas que han generado preocupaciones válidas. Algunos decretos han quedado mal hechos y han tenido que corregirse. Por ejemplo en temas tan delicados como el problema de tierras y el destino de la plata de las Farc.
El telón de fondo de todo esto es la propiedad privada. En el tema de las tierras, por ejemplo, el decreto original contemplaba que se le otorgara a la Agencia Nacional de Tierras la facultad de expropiar terrenos en algunas circunstancias justificables y de excepción. Esas facultades no iban mucho más allá de lo que hoy está contemplado en la Constitución. No se trataba de zarpazos castrochavistas, sino de adquisiciones con indemnización a valor de mercado. Pero el solo hecho de que se abriera esa compuerta y que quedara en manos de funcionarios de tercer nivel generó pánico en el sector privado y el decreto fue modificado en consecuencia. Algo parecido sucedió con otro artículo del decreto original en el cual colonos que llevaban décadas viviendo en baldíos podían tener derecho al usufructo, pero no a la propiedad de buena parte de estos. Esto también se corrigió.
Un error adicional del gobierno que le dio munición a la oposición fue el del reciente decreto sobre el destino de los bienes de las Farc. La denuncia del fiscal Néstor Humberto Martínez de que a través de este no solo se podían lavar esos patrimonios ilícitos, sino ser utilizados por esa guerrilla para hacer política causó indignación. El decreto final no correspondía a las intenciones originales del gobierno, pero se negoció chambonamente y las Farc pudieron meter un gol (ver próximo artículo). El escándalo que se generó ha sido tal que en la actualidad está en curso una negociación para rectificarlo.
Todas esas controversias, explotadas hábilmente por la oposición, han dado pie al mito del castrochavismo. Pero esa percepción no es realista. El comunismo desapareció con la caída del muro de Berlín, Fidel Castro y Chávez están muertos, Barack Obama hizo las paces con Cuba y la izquierda está en retroceso en el mundo y América Latina. Hay todavía gobiernos de izquierda en países como Nicaragua, El Salvador, Bolivia y Ecuador. Pero ninguno ha adoptado el modelo extremista cubano o venezolano. A pesar de la retórica revolucionaria, todos han recurrido a fórmulas moderadas y modelos capitalistas que estimulan la inversión privada. En la Nicaragua de Daniel Ortega se permiten, por ejemplo, grandes latifundios a empresas agroindustriales y Rafael Correa, en Ecuador, fue tan ortodoxo que mantuvo la dolarización durante todo su gobierno, que en términos generales fue exitosa.
No se puede descartar que un gobierno de izquierda llegue algún día a Colombia. Pero lo que se podría afirmar es que definitivamente no sería castrochavista. El M-19 llegó a la política en los años noventa en una posición mucho más fuerte que la que tienen las Farc hoy. Carlos Pizarro era un líder carismático y popular. En la Constituyente lograron una tercera parte de las curules. Antonio Navarro fue alcalde y gobernador. Ninguna de esas cuotas de poder le abrió las puertas a un proyecto radical. Y ahora, ante el pavor desatado por la realidad venezolana, un eventual gobierno de izquierda no sería a corto plazo. El país se ha derechizado y la polarización se ha convertido en un caldo de cultivo para el populismo. Pero como en esa materia Álvaro Uribe es imbatible, ese populismo por ahora es de derecha. Además, la existencia de la segunda vuelta frenaría cualquier posibilidad de triunfo de la izquierda en este momento.
Cualquier candidato con un perfil radical sería derrotado en la segunda vuelta. Por ejemplo, Gustavo Petro, que asusta a muchos sectores, ocupa en la actualidad en la mayoría de las encuestas el segundo puesto. Pero su posicionamiento electoral es parecido al de la señora Marine Le Pen en Francia. En otras palabras, si de casualidad llega a pasar a la segunda vuelta, se armaría una coalición arrolladora para atajarlo.
Eso con el tiempo cambiará, pues la alternación ideológica, que en Colombia ha sido muy poca, es la esencia de la democracia. El proceso de paz, a pesar de sus defectos, fue concebido como una apertura a un sistema político que desde el Frente Nacional ha tenido algo de excluyente. A mediano plazo debería producir cambios renovadores en un sistema político anquilosado y un estado paquidérmico. Sin embargo, por ahora, por cuenta del fantasma del castrochavismo, nada de eso está sucediendo, pues Colombia es un país al borde de un ataque de nervios. 

SEMANA 18 - EMPRENDIMIENTO.


 | 6/6/2017 4:35:00 PM

Mercadoni logra una inversión histórica para el emprendimiento colombiano

Mercadoni, una ‘startup’ fundada en Colombia por los emprendedores portugueses Pedro Freire y Antonio Nunes, acaba de marcar un home run para la industria tecnológica nacional luego de conseguir una inversión, que además de millonaria, es histórica.
La plataforma online para comprar mercado y recibirlo a domicilio se fundó hace dos años, tiempo suficiente para convertirse en una de las empresas digitales de mayor crecimiento en América Latina.
Su promesa de entrega de productos en solo una hora, ha sido una de las claves de éxito de este negocio que en los primeros años, como la mayoría de los emprendimientos colombianos, tambaleó hasta alcanzar el equilibrio.
Los primeros años para Mercadoni no fueron nada fáciles, según lo recordó en una entrevista concedida a Dinero el cofundador de la compañía, el economista Pedro Freire.
“La gente ve lo bonito en la historia de Mercadoni, el crecimiento, pero nadie ve la parte complicada”, explicó el emprendedor, quien se pasaba las tardes tratando de conseguir los primeros clientes en la industria del retail.
En esos días fue muy desmotivador darse cuenta que nadie les creía que sería posible entregar un mercado en una hora. Pero no por eso desistieron, sino que siguieron batallando para cumplir sus objetivos.  
Esta compañía, que conjuga el talento colombiano con el portugués, logró el éxito pues según Pedro Freire nunca aceptaron un no como respuesta y no se dieron por vencidos a pesar de los obstáculos.
De hecho, en la filosofía empresarial de Mercadoni nació un slogan compartido por los trabajadores de este emprendimiento, que además de Colombia opera en Argentina y México: “Mientras otros duermen, nosotros trabajamos”.
Con apenas seis meses de fundada y cuando empezaba a crecer a buen ritmo ocurrió algo determinante, Mercadoni recibió una inversión por US$2 millones por parte del fondo Axon.
Eso recursos fueron trascendentales para continuar la estrategia de expansión de este emprendimiento, que ahora trabaja de la mano de grandes superficies comerciales como Jumbo, Pricesmart, Justo&Bueno, Makro, Colsubsidio, Surtifruver, Gastronomy Market, Euro, entre otros)
También de varias farmacias (Locatel, SaludMarket), tiendas de mascotas (Agrocampo) y otras tiendas especializadas como Carnes Koller, Home Sentry, Homecenter, Decathlon, Pepeganga.
Gracias a esos recursos tomaron un impulso que ahora se cuantifica en cifras puntuales. Una de las más importantes es que a la fecha registran 250.000 usuarios que compran con recurrencia, así como 3.000 pilotos (la forma en la que llaman a los domiciliarios por su rapidez) y una plantilla de 80 empleados en la oficina.
De hecho Mercadoni ya genera utilidad operacional en todas las ciudades donde opera y ha multiplicado sus ventas totales por 9 desde que recibió       su primera inversión institucional.
“No vemos un ronda de inversión como un éxito sino como una necesidad, muchas compañías de tecnología del país no lo han logrado, ahora no tienen ese capital para ser mucho más sólidas y grandes. Una inversión de ese tipo es un motor de crecimiento y una ayuda para resolver las necesidades del principio”, apuntó Pedro Freire.
Ahora la compañía acaba de sellar una nueva inversión de US$6,2 millones por parte del Grupo Pegasus, Axon y otros inversionistas adicionales en una ronda de capital serie-A, la segunda inyección de recursos que recibe un emprendimiento luego del capital semilla.
Esta inversión, de acuerdo a Mercadoni, es la más grande que haya recibido una ‘startup’ colombiana en toda la historia en una ronda de serie-A. Por eso, no dudan en afirmar que este record “puede cambiar para siempre la manera como el país ve a las startups y empresas de tecnología del país”.
La nueva ronda de inversión, de acuerdo al cofundador de Mercadoni, Antonio Nunes, “es la mejor prueba de que Latinoamérica es una región propicia para el desarrollo de compañías sostenibles y con potencial de generar grandes transformaciones en las industrias en donde operen”.
 Ciertamente, la compañía ahora dividirá su participación accionaria entre el grupo empresarial colombo-argentino Pegasus y la firma española Axon, sin embargo la distribución no fue especificada a este medio por motivos de “protección y seguridad”.
Lo que es claro es que con estos recursos la compañía seguirá fortaleciendo su presencia en la región, seguir acercándose a sus clientes, aumentar su facturación hasta los US$100 millones anual y alcanzar los 10.000 pilotos conectados a la plataforma.
Las puertas para el crecimiento y la expansión están abiertas. Cifras reveladas por esa compañía muestran que solo en Colombia se venden más de US$40.000 millones en “mercado” anualmente y una gran parte de este volumen se concentra en pocas ciudades, lo que representa una gran oportunidad de desarrollo para este modelo en el mediano plazo.
“El comportamiento de compra a través de domicilios es muy fuerte en la región y en Mercadoni lo integramos con el uso cada vez mayor de aplicaciones móviles, brindando buen servicio, generando nuevas oportunidades de ingreso a los pilotos aliados y ahorrando 4 horas a la semana para miles de personas”, destaca Antonio.
¿Cómo funciona Mercadoni?
A través de www.mercadoni.com.co o desde la aplicación para iOS o Android, los usuarios pueden comprar en cualquiera de las tiendas y supermercados asociados, y recibir su producto en una hora o programar la entrega para cuando lo necesiten. El equipo de pilotos expertos en comprar, recibe los pedidos, y recorre las más de 100 tiendas y comercios especializados para entregar lo solicitado de diferentes categorías.

SEMANA 18 - ECOLOGÍA.

Descubierta una nueva forma de deshielo

 glaciar en Groenlandia

99
0

182
  • Descubierta nueva forma deshielo glaciar Groenlandia
    (Imagen: NASA/OIB)


    El Glaciar de Rink, en la costa oeste de Groenlandia, experimenta un proceso de deshielo consistente en el deslizamiento de una ola gigantesca de hielo recalentado que acaba fuera de su cubierta.
    Este nuevo proceso de descongelación en glaciares ha sido documentado por científicos de la NASA durante los veranos más calurosos de Groenlandia, registrados en 2010 y 2012.
    Esta ola descongelante persistió durante cuatro meses, con hielo de aguas arriba que se movió para reemplazar la masa perdida durante al menos cuatro meses más.
    Este largo pulso de pérdida de masa, llamado ola solitaria, es un nuevo descubrimiento que puede aumentar el potencial de pérdida sostenida de hielo en Groenlandia a medida que el clima continúa calentándose, con implicaciones para la tasa futura de aumento del nivel del mar
    El estudio realizado por tres científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, fue el primero en detectar con precisión la pérdida de masa de un glaciar por el derretimiento del hielo usando el movimiento horizontal de un sensor GPS. Utilizaron los datos de un solo sensor en la red del GPS de Groenlandia (GNET), situado en la roca junto a la pista glaciar. Un artículo sobre la investigación se publica en línea en la revista Geophysical Research Letters.
    Esta ola descongelante persistió durante cuatro meses, con hielo de aguas arriba que se movió para reemplazar la masa perdida durante al menos cuatro meses más.
    ink es uno de los principales puntos de vertido glaciar de Groenlandia al océano, drenando alrededor de 11.000 millones de toneladas de hielo por año a principios de 2000, aproximadamente el peso de 30.000 Empire State Buildings. En el intenso verano caliente de 2012, sin embargo, perdió 6.700 millones de toneladas adicionales de masa en forma de una ola solitaria. Los procesos de fusión previamente observados no pueden explicar esa gran pérdida de masa
    La ola se movió a través del glaciar que fluye durante los meses de junio con septiembre en una velocidad de cerca de 2.5 kilómetros al mes durante los primeros tres meses, aumentando a 12 durante septiembre. La cantidad de masa en movimiento fue de 1.700 millones de toneladas. Rink normalmente fluye a una velocidad de unos pocos kilómetros al año. 
    La ola no pudo haber sido detectada por los métodos habituales de vigilancia de pérdida de hielo de Groenlandia, como medir el adelgazamiento de los glaciares con radares aerotransportados. "Se puede literalmente estar allí y no ver ninguna indicación de la ola", dijo el científico del JPL, Eric Larour, coautor del nuevo estudio. "No hay grietas u otras características de aviso en la superficie", señaló en un comunicado. 
    Los investigadores vieron el mismo patrón de onda en los datos del GPS para 2010, el segundo verano más caluroso registrado en Groenlandia. Aunque no cuantificaron el tamaño exacto y la velocidad de la ola 2010, los patrones de movimiento en los datos del GPS indican que debe haber sido más pequeña que la onda 2012 pero similar en velocidad. 

    lunes, 5 de junio de 2017

    SEMANA 17 - EDUCACIÓN.

    ¿Cómo le está yendo a Finlandia con el "phenomenon learning", el nuevo modelo de enseñanza del "mejor sistema educativo del mundo"?





    Niños sentados en pelotas de ejercicio.
    Image captionLas pelotas para hacer ejercicio reemplazan las sillas en esta clase de la escuela de Hauho.

    Hace mucho que Finlandia es reconocida por la calidad de su educación y siempre está entre los primeros lugares en los rankings internacionales.
    Ahora el país está reformulando la forma en que enseña en la era digital. En vez de centrarse en materias, está poniendo el énfasis en habilidades.
    Pero no todo el mundo está feliz con los cambios y existen temores de que pueda bajar la calidad de la enseñanza.
    Es una mañana helada en un remoto pueblo en el sur de Finlandia, pero esta aula de alumnos de 12 años está pensando en un lugar mucho más lejano: la antigua Roma.
    Su maestro les está mostrando una reconstrucción en video -proyectada sobre la pizarra inteligente interactiva del aula- del día en que el monte Vesubio hizo erupción y destruyó la ciudad de Pompeya.
    Los estudiantes forman grupos y sacan sus mini laptops.
    Su tarea es comparar a la antigua Roma con la Finlandia moderna.
    Un grupo analiza los baños romanos y los spa de lujo de hoy; otro compara el Coliseo con los estadios deportivos actuales.
    Usan impresoras 3D para crear una versión en miniatura de sus edificios romanos, que luego formarán parte de un juego de mesa para toda la clase.
    Esta es una clase de historia diferente, dice el profesor Aleksis Stenholm, que trabaja en la Escuela Secundaria Hauho.
    Estos alumnos también están aprendiendo habilidades tecnológicas, de investigación, de comunicación y de comprensión cultural.
    "Cada grupo se está convirtiendo en experto en su tema, que luego presentará al resto de la sala", explica.
    El jugo de mesa marca la culminación del proyecto, que se lleva a cabo a la par de las clases de enseñanza normales.




    Niños a la hora de almuerzo utilizando su celular.
    Image captionLa escuela de Hauho es relajada sobre el uso de celulares en clase y en la hora del almuerzo.

    Cómo Finlandia revolucionó la enseñanza para el siglo XXI

    Hace casi dos décadas que Finlandia disfruta de la reputación de tener uno de los mejores sistemas educativos del mundo.
    Sus estudiantes de 15 años suelen colocarse en los primeros lugares en las tablas de medición PISA, que evalúan la lectura, las matemáticas y las ciencias.
    La habilidad del país para producir resultados académicos sobresalientes resulta fascinante para muchos ya que allí los niños empiezan la educación formal recién a los siete años.
    Además, tienen jornadas escolares más cortas, vacaciones más largas, muy poca tarea y no rinden exámenes.
    Pero a pesar de este éxito, Finlandia está reformando su sistema, algo que considera vital en una era digital en la que los niños ya no dependen de los libros y de las aulas para adquirir conocimientos.
    En agosto de 2016 se hizo obligatorio para todas las escuelas finlandesas enseñar de manera más colaborativa.
    También permitir a los alumnos que elijan un tema que les sea relevante y que basen su materias en esa elección.




    Mapa

    Una de las claves de los cambios ha sido hacer un uso innovador de la tecnología y de fuentes fuera de la escuela.
    El objetivo de esta forma de enseñanza -conocida en inglés como project o phenomenon-based learning (PBL)- es equipar a los niños con las habilidades que necesitan para desarrollarse en el siglo XXI.
    Así lo explica Kirsti Lonka, profesora de psicología educativa en la Universidad de Helsinki.
    Entre las habilidades que resalta está el pensamiento crítico, necesario para identificar las noticias falsas y evitar el ciberbullying (acoso online).
    También la habilidad técnica para poder instalar software antivirus y conectar la computadora con una impresora.
    "Tradicionalmente la enseñanza se ha definido como una lista de materias y datos que uno debe adquirir -por ejemplo la aritmética o la gramática- con un poco de decoración alrededor, como clases de cívica", dice Lonka.
    "Pero en la vida real nuestro cerebro no está dividido en disciplinas; pensamos de manera muy holística", explica.




    Finnish classroom

    "Y cuando piensas en los problemas del mundo -crisis globales, migración, la economía, la era de la posverdad- realmente no le hemos dado a nuestros niños las herramientas para lidiar con este mundo intercultural", opina.
    "Creo que es un gran error hacerle creer a los niños que el mundo es sencillo y que si aprenden cierta información estarán listos para encararlo", señaló.
    "Aprender a pensar, aprender a entender, estas son las habilidades que importan y además hacen que aprender sea mucho más divertido, lo que promueve el bienestar", concluye.

    Cómo Finlandia deja atrás las tradiciones escolares

    La Escuela Secundaria Hauho está en una zona de bosques y lagos a unos 40 minutos en auto de la ciudad de Hameenlinna.
    Con solo 230 alumnos de entre siete y 15 años, tiene un ambiente hogareño.
    Los alumnos dejan sus zapatos en la entrada, en algunas clases en vez de sillas usan pelotas para hacer ejercicio y hay barras en las puertas para hacer flexiones de brazos.
    Los docentes son relajados con el tema de los celulares en el aula.
    Consideran que es bueno que los niños aprecien su valor como herramienta de investigación y no solo para comunicarse con sus amigos.




    Niños en monopatín.
    Image captionLa pista de skate de la escuela se construyó gracias a una idea sugerida por los alumnos, que ayudaron a diseñarla y a reunir los fondos para su construcción.

    En este día frío los alumnos más grandes se apiñan alrededor de sus teléfonos en la hora de almuerzo, mientras que algunos de los más chicos le hacen frente a los copos de nieve que caen para usar la pista de skate o las canchas de fútbol y básquet.
    El director Pekka Paappanen es un ferviente creyente en el sistema PBL y busca una variedad de maneras de integrarlo al currículo escolar.
    "Discutimos ideas con los maestros y después me aseguro de que tengan el tiempo y el espacio para desarrollarlas", afirma.
    "Creo que esto le da más poder a los docentes, pero tienen que darse cuenta de que no pueden hacer todo", señala.
    "Estamos dejando atrás algunas de las viejas tradiciones, pero lo hacemos de forma lenta. El trabajo de enseñar a nuestros niños es demasiado importante y no podemos equivocarnos".

    Abordando el tema más grande de Europa en la clase

    Uno de los proyectos más grandes el año pasado fue sobre el tema de la inmigración, en momentos en que el flujo de migrantes entrando a Europa ocupaba todos los titulares alrededor del mundo.
    Aleksis Stenholm explica que eligieron el tema porque se dieron cuenta de que muchos de sus alumnos tenían muy poca experiencia personal con inmigrantes o la inmigración.
    El tema se incorporó a las clases de alemán y de religión.
    Los alumnos de 15 años debieron realizar encuestas callejeras para conocer las opiniones de los locales sobre la inmigración y visitaron un centro de inmigrantes cercano donde entrevistaron a refugiados.




    niños en sala de clases
    Image captionLos alumnos se conectaron con estudiantes alemanes para comparar sus conocimientos sobre la inmigración.

    Compartieron sus hallazgos a través de una conexión de video con una escuela en Alemania que llevó a cabo un proyecto similar.
    "Fue muy poderoso cómo los alumnos reaccionaron. Comenzaron a pensar algunas cosas, a cuestionar sus propias opiniones", recuerda Stenholm.
    "Si yo solo hubiera enseñado sobre el tema, digamos en tres clases, el efecto hubiera sido muy diferente", asegura.

    Pero ¿funciona?

    El concepto del phenomenon-based learning tiene sus detractores.
    Algunos, como el maestro de Física Jussi Tanhuanpaa, temen que no les da a los niños suficiente profundidad de conocimiento sobre un tema como para permitir que lo estudien a un nivel superior.
    Él enseña en Lieto, en las afueras de la ciudad sudoccidental de Turku, y cuenta que conoce a un grupo de chicos que estaban aprendiendo un nivel avanzado de matemáticas para mayores de 16, y el 30% debió bajar a un nivel menos avanzado.
    También teme que esté ampliando la brecha entre los estudiantes más y menos capaces, que históricamente ha sido pequeña en Finlandia.




    Niños con profesor.
    Image captionUna pizarra inteligente y una tablet se usan para esta clase sobre cambio climático.

    "Esta manera de enseñar es genial para los chicos más brillantes que entienden qué conocimientos se deben llevar de un experimento", opina.
    "Les da la libertad de aprender a su propio ritmo y de tomar el siguiente paso cuando están listos", señaló.
    "Pero esto no es así para los niños que tienen menos capacidad de entender y que necesitan más asistencia", dice.
    "La brecha entre los más brillantes y los menos capaces ya empezó a ensancharse y temo que esto solo empeore", advierte.
    A otros les preocupa que esto agregue más a la carga laboral de los docentes y que ponga en situación de desventaja a los maestros de mayor edad que quizás no tengan tantos conocimientos digitales como sus pares más jóvenes.
    Jari Salminen de la facultad de Educación de la Universidad de Helsinki afirma que estilos de enseñanza similares se probaron en el pasado -incluso hace 100 años- pero fallaron.
    "Muchas visitas internacionales me preguntan, ¿por qué están cambiando este sistema cuando obtienen tan buenos resultados?", cuenta.
    "Y para mí es un misterio porque no tenemos ninguna información a nivel de los colegios de que el phenomenon-based learning esté mejorando los resultados", dice Salminen.




    Girl learning at Hauho Comprehensive School, Finland
    Image captionLas lapiceras y el papel aún son una parte importante de la vida en el aula...

    Anneli Rautiainen de la Agencia Nacional para la Educación de Finlandia acepta que hay preocupación y afirma que están introduciendo los cambios de manera gradual.
    Por ahora a los colegios solo se les requiere que incorporen un proyecto PBL para sus alumnos cada año.
    "Queremos alentar a los maestros a que enseñen así y a los alumnos que lo prueben, pero estamos empezando despacito", dice.
    "Aún se enseñan materias y hay metas para cada materia, pero también queremos que se introduzcan las habilidades en ese aprendizaje", señala.
    ¿Pero qué hay de los resultados?
    "No somos muy amantes a las mediciones en este país, en reglas generales, así que no estamos planeando medir el éxito de esto, al menos no por ahora", afirma.
    "Esperamos que se note en los resultados de aprendizaje de nuestros niños además de las evaluaciones internacionales como PISA", dice Rautiainen.




    Children in art lessons at Hauho Comprehensive School, Finland
    Image caption…y también lo son el arte y las manualidades.

    Aunque no todos estén convencidos con esta revolución de la enseñanza finlandesa, la mayoría de los alumnos y padres de Hauho le dan su visto bueno.
    Sara, de 14 años, dice que "no cansa tanto, es mucho más interesante, me gusta eso".
    Anna, también de 14, cuenta que su hermana mayor la envidia porque dice que "la escuela es mucho más divertida que cuando ella asistía".
    La mamá Kaisa Kepsu asegura que la mayoría de padres que conoce ven con buena luz los cambios que se han hecho al currículo.
    "Ha habido una discusión más amplia sobre la necesidad de garantizar que los chicos aún estén aprendiendo los datos más básicos y concuerdo con eso", afirma.
    "Pero también es importante motivarlos más y hacer que el mundo sea más interesante. No veo nada malo con hacer que el colegio sea divertido".

    ¿Qué es lo inusual de los colegios finlandeses?

    • La docencia es una profesión altamente respetada y bien remunerada
    • No hay inspecciones escolares o evaluaciones docentes
    • El sistema escolar está muy centralizado y la mayoría de las escuelas son financiadas por el Estado
    • La jornada escolar es corta y la vacaciones de verano duran 10 semanas
    • Los niños son evaluados por sus maestros. El único examen nacional es para aquellos que estudian hasta los 18 años
    • El promedio de alumnos por colegio es 195; por clase es 19
    • El éxito se ha atribuido a un tradicional aprecio por la enseñanza y la lectura, además de a una población pequeña y prácticamente homogénea
    • Aunque sigue en los puestos más altos, Finlandia ha caído en los rankings de PISA en los últimos años
    • Al igual que otros países, enfrenta los desafíos de las restricciones financieras y la creciente inmigración